Tinieblas, una figura legendaria que pasó del ring a la política

El luchador, quien es candidato por la alcaldía Venustiano Carranza por Redes Sociales Progresistas (RSP), recordó su carrera en el pancracio

Tinieblas (Cortesía)

Eduardo Espinosa

Por Tinieblas no pasa el tiempo. El Gigante Sabio es uno de esos personajes que han quedado inmortalizados tanto por su quehacer luchístico –de casi 50 años– como por su faceta de actor, tanto en películas, series de televisión y fotonovelas.

Con sus casi dos metros de altura y sus más de 100 kilos de peso, la figura del enmascarado siempre ha sido imponente. En los años mozos lució en las películas con el Santo, Blue Demon y Mil Máscaras; además, en los 90’s hizo mancuerna con Gaspar Henaine para la serie Las Aventuras de Capulina. Hoy, a sus 81 años no ha perdido esa fortaleza, pero sí reconoce que difícilmente volverá a los encordados.

Eso sí, a la distancia Manuel Leal recuerda como se volvió Tinieblas: “Yo sufrí bullying cuando era joven debido a mi estatura, era alto, flaco y se burlaban de mí. Por esa razón empecé a hacer mucho ejercicio”.

Y cuando llegó a la adolescencia, ya con el físico desarrollado, Manuel tenía claro que quería ser actor, pero justo en esa espera por un protagónico en el cine, llegó la oportunidad de ser luchador profesional, con un personaje que Valente Pérez había creado para una historieta: Tinieblas. Ahí comenzó la historia.

“Yo no quería ser luchador. Tenía una buena figura y me contrataban ya para muchas películas, mi camino era para actor; más adelante, Valente Pérez me llamó para que interpretara el personaje de Tinieblas y yo le dije que eso no me gustaba, que yo quería ser actor. Acepté hacer fotonovelas y él comenzó a hacerme publicidad, eso me impulso a prepararme. Vino mi debut justo cuando me ofrecieron un estelar, que rechacé pues ya me había comprometido con la Lucha Libre”.


Tinieblas debutó en 1971 y de acuerdo con sus cuentas ya son nueve mil 604 luchas en las que ha participado desde entonces. Sí cumplió su sueño como actor al participar en al menos nueve películas con el personaje del enmascarado; su popularidad fue tan grande que hizo televisión con Capulina e integró a Alushe como su gran compañero.

Así ha sido la vida del Gigante Sabio, el luchador, actor y ahora político. Sí, atrás quedaron las llaves, los lances, las luces y las cámaras; hoy son las propuestas, los compromisos y las estrategias de campaña las que dominan su día a día.

SFRM

NOTAS MÁS VISTAS