Turismo opaca a Balandra, la 'playa más bonita de México'

Del año pasado a la fecha, la llegada de turistas a Balandra se incrementó 600 por ciento, por lo que ahora las autoridades alistan un plan de ordenamiento de visitantes.

​Este humedal costero fue decretado Área de Protección de Flora y Fauna en noviembre de 2012. (MILENIO)
Las playas han comenzado a llenarse de basura. (Fanny Miranda)

Fanny Miranda

Tan solo a 20 kilómetros del malecón de La Paz, Baja California, se localiza Balandra, una playa de arena blanca y agua color turquesa en la que es posible nadar tranquilamente o caminar hasta medio kilómetro con el agua a la cintura, lo que le dio fama como la playa más bonita de México, donde la afluencia turística se incrementó de un año a otro en 600 por ciento, por lo que las autoridades alistan un plan para controlar el turismo masivo.

​Este humedal costero fue decretado Área de Protección de Flora y Fauna en noviembre de 2012, así que la promoción turística que emprendió el gobierno del estado hace un par de años y la difusión por parte de agencias de viajes y los blogueros más seguidos, atrajo a este delicado paraíso a un mayor numero de turistas, que se incrementó de manera abrupta de 2017 a 2018, señaló Benito Bermúdez Almada, director Regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en la Península de Baja California Sur.

“Hace 30 años, cuando empezamos con el tema de visitar y estudiar Balandra no había visitación de turismo, éramos básicamente los paceños quienes íbamos a Balandra (…) En el año 2013 tuvimos 28 mil visitantes al año, un promedio de 2 mil 200 visitantes mensuales y este año vamos a cerrar en 200 mil turistas, tenemos alrededor de 180 prestadores de servicios turísticos, náuticos, recreativos, y terrestres”, indicó en entrevista con MILENIO.

El área protegida se extiende a lo largo de 2 mil 500 hectáreas, donde existen 9 playas: las dos principales son Balandra 1 que cuenta con estacionamiento y Balandra 2, donde se encuentra la icónica roca en forma de hongo: entre ambas, la capacidad de carga es únicamente de 500 visitantes por día.

“Sin embargo, recibimos un promedio de 2 mil visitantes al día, entonces estamos rebasados en varios números la visitación turística esto genera acumulación de basura”, reconoció Bermúdez Almada.

Así que este paraíso enfrenta una seria problemática de contaminación por basura; una prístina playa se ha convertido en un lugar tumultuoso, donde se observan bolsas de plástico que el viento pasea a lo largo de las dunas, empaques brillantes de frituras, galletas o demás chatarra deambulando por el mar, así como latas de cerveza o botellas de plástico amontonadas.

Hay esfuerzos para revertir esa contaminación, los propios visitantes comienzan a cobrar conciencia de que tienen que cargar con sus residuos y si ellos no lo hacen, los propios prestadores de servicios recogen la basura que queda debajo de las sombrillas que rentan.

“Los mismos ciudadanos que trabajan aquí, y que se dedican ya sea a la venta de servicios turísticos o de alguna otra venta se encargan de limpiar el área, porque no deja de acabarse la basura, que a alguien por ahí se le voló una bolsa de papitas, ahí estamos a la orden y pues no tenemos botes de basura dentro de playa, porque genera moscas, además de que regularmente no pasan con tiempo los servicios de recolección de basura y se acumula”, señaló Roberto Lomelí, un guía de turistas.


De acuerdo con la Conanp, el gobierno municipal recolecta en promedio 12 toneladas de basura a la semana. Pero la contaminación de residuos no es el único problema, también lo es la presencia de bacterias fecales en el agua.

“Es un tema que obviamente tiene que ver con la visitación turística, si van personas, llevan niños, y hay posibilidad de que haya incremento de bacterias coliformes en el sitio. La última toma de muestras de la Comisión Estatal de Protección de Riesgos Sanitarios permitió ver que estaba dentro de los estándares todavía, cerca de los límites de la norma, pero no queremos que se nos salga de las manos”, dijo Benito Bermúdez.

Una de las visitantes, dijo que la playa es ideal para niños pequeños, y lamentó que no hay baños “tan cerca”. “Me gustó mucho porque no hay oleaje y tenemos muchos bebés y traemos niños, entonces estuvo muy bien para ellos. Aún y cuando no hay suficientes botes y baños cerca no esta tan sucia como otras playas”, refirió.

Por su parte, Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, denunció que pese a los problemas de residuos que se deben controlar en el área protegida, no hay autoridades ambientales resguardando la zona.

“Sin duda esta llegando mas gente que antes, ya ha habido problemas de residuos , principalmente, pero hay que controlar (…) y para ello que haya personal de la misma Conanp pues protegiendo lo que es el área protegida y no se ve ningún personal de la Conanp, ni Profepa ni ninguna autoridad ambiental.

Alistan plan

Benito Bermúdez reveló a MILENIO que junto con los gobiernos municipal y del estado, emprenderán en las próximas semanas un Plan para el Ordenamiento de Balandra, con lo que pasarán de tres a 12 guardaparques. 

Además se busca controlar el acceso de vacacionistas a la playa por medio de turnos de cuatro horas. También, buscan instalar mayor infraestructura y un kiosko informativo, así como dotar de agua para el servicio de baños; el plan implica la eliminación del ambulantaje, y realizar el cobro por ley para el ingreso a las áreas naturales protegidas.

“Balandra tiene un límite y en el momento que tu dices la capacidad, control, las personas pensaron que se trataba de privatización, son 36 pesos por persona por día, más lo que llegara a cobrar el del estacionamiento. No es negarle la entrada a nadie, todo mundo va a poder entrar a Balandra, pero ordenado, queremos certificar como playa limpia y ese es un ejercicio que si va a la par del ordenamiento lo podemos lograr”, dijo el funcionario de Conanp.

Asimismo, Alejandro Olivera destacó que Balandra tiene reconocimientos internacionales como "sitio Ramsar, es un humedal de importancia internacional, considerado también patrimonio mundial y justo por sus atributos biológicos, ya que es una zona de importancia para el refugio de muchas especies marinas de interés comercial, como el camarón y peces como pargos, cabrillas”, indicó.

​RLO

NOTAS MÁS VISTAS