Presencia de mariposa monarca cayó 26%; tala clandestina aumentó: Conanp

Los expertos aseguraron que en esta temporada, las mariposas monarca solo ocuparon 2.10 hectáreas, con respecto a las 2.83 que ocuparon la temporada pasada.

La Conanp registró nueve colonias de mariposas monarca: dos en Michoacán y siete en el Estado de México. (Cuartoscuro)

Fanny Miranda

La población de mariposas monarca que durante esta temporada llegaron a México para hibernar en los bosques de oyamel del Estado de México y Michoacán, cayó 26 por ciento, al ocupar sólo 2.10 hectáreas (ha.), frente a las 2.83 de la temporada pasada, informaron la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la organización WWF.

“La temporada pasada, la ocupación fue de 2.83 hectáreas, esta temporada tenemos 2.10 hectáreas, lo que representa un 26% menos en relación a la temporada anterior”, anunció Gloria Tavera Alonso, directora de la Región Eje y Centro Neovolcánico de la Conanp.

En conferencia virtual, Tavera Alonso detalló que se registraron nueve colonias de mariposas monarca, dos en Michoacán y siete en el Estado de México, que ocuparon un total de 2.10 hectáreas de bosque. De esas, 5 colonias (1.32 ha) se ubicaron dentro de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca (RBMM) y cuatro colonias (0.78 ha) fuera de esa área protegida, de éstas, la colonia de Atlautla, que se encuentra en la región de los volcanes del Estado de México, ocupó 0.08 hectáreas de bosque.

Asimismo, se anunció el descubrimiento de una nueva colonia de mariposas monarca en la comunidad de San Bartolo del Progreso, en las cercanías el Parque Nacional Lagunas de Zempoala, la cual fue localizada por personal de la Conanp en coordinación con pobladores locales.

Por su parte, Jorge Rickards, director general de WWF México, destacó que esta temporada, la degradación de los bosques templados en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca es cuatro veces mayor a la del 2019, cuando la superficie total afectada fue de 5.003 hectáreas, en comparación con las 20.265 hectáreas degradadas esta temporada, 13 de ellas a causa de la tala clandestina.

Rickards, dijo que los mayores registros de tala clandestina se tuvieron en el ejido de Crescencio Morales y las Comunidades Indígenas de Nicolás Romero y de San Felipe de los Alzati, con 6.71, 2.13 y 1.87 hectáreas degradadas respectivamente por esa causa.

En menor medida, la pérdida forestal se debió a la caída de árboles por viento y sequía, así como por las actividades de saneamiento, debido a las tareas para combatir plagas.

Asimismo, Gloria Tavera resaltó que debido a la pandemia de covid-19, el turismo sufrió un desplome del 84 por ciento, ya que solo 3 santuarios abrieron esta temporada, con un aforo del 50 por ciento.

Detalló que en 2019-2020, se obtuvo el registro más alto en el histórico de la visitación, cuando siete paradores turísticos recibieron 490 mil personas; en comparación, esta temporada los tres paradores abiertos apenas recibieron 80 mil personas, cifra que representa apenas el 16 por ciento del turismo que arribó la temporada pasada.

​mjsg

NOTAS MÁS VISTAS