María del Carmen Rosas Franco, poblana que promueve el arte mexicano en Argentina

Edición Fin de Semana

La especialista fundó Arte para Todxs, un espacio donde difunde y promueve la artesanía y arte mexicano; busca mediante talleres que la cultura poblana llegue a los habitantes del país sudamericano.

En cuatro años de radicar en Buenos Aires ha impartido poco más de diez cursos. (Especial)

Rafael González

Hace cinco años, la poblana María del Carmen Rosas Franco arribó a Argentina para cumplir con un intercambio académico establecido dentro de sus estudios de maestría. Tras cubrir la investigación programada regresó a México y, posteriormente, retornó a tierra pampera para radicar permanentemente.

La diseñadora gráfica y maestra en Arte empezó a ejercer la docencia y le dio vida a Arte para Todxs, un espacio donde difunde y promueve la artesanía y arte mexicano, así como la que se genera e identifica a Puebla.

A través de cursos presenciales y por línea (Paratodxsarte Ok en Facebook y Paratodxsarte en Instagram), derivado de la pandemia, Rosas Franco presume lo que se genera en su país.

“Es un proyecto que tengo para promover al arte y la artesanía mexicana (…) en el extranjero, en Argentina y en muchos países, el arte mexicano es muy apreciado. Siempre les llama mucho la atención el colorido y también la historia de nuestros pueblos”.

Asimismo, presenta y respalda a artistas mexicanos mostrando sus creaciones, “y doy algunos cursos, talleres y conferencias sobre esos temas”. El próximo curso que impartirá será sobre Arte Popular Mexicano

“En esta ocasión será en una sola sesión donde les voy a hablar un poco de la artesanía que se llama Milagritos o Exvotos, que en México están en las iglesias y forman parte de esta tradición de pedir favores a los santos”.

Contó que estas figuras forman parte de la artesanía que se vende tanto en Puebla como en Oaxaca: “Son figuras de metal, en cobre, plata, y se quedan ahí como parte de un objeto decorativo y se le da también una cierta influencia de poner algo de milagro y de fe al objeto”.

El curso será en una sola sesión el próximo 17 de abril y lo dará de forma presencial en un espacio especial para ello: “El cupo máximo por protocolos covid es de diez personas”.

Mencionó que además de que conocerán lo que se hace en México, la idea es llevar algo hecho por ellos mismos “con este toque de arte popular mexicano”.

María del Carmen Rosas Franco. (Especial)

Entre los cursos que ha impartido se encuentra el muralismo mexicano y sus exponentes, así como calaveritas de azúcar para niños y jóvenes: 

“La intención es que la gente pueda crear con esos mismos procesos de los artesanos mexicanos, que es crear con su imaginería un objeto que le sirva como decorativo o con otro significado”.

De igual forma, con Menar, A.C., la primera organización constituida legal y jurídicamente de mexicanos en Argentina, Carmen Rosas ha brindado algunos cursos. Este grupo ha impartido los talleres de Bordado Tenango de Doria, Catrinas y Calaveras, “Las Leyendas Mexicanas más allá del Río”, “Seminario del Tradicional Pan de Muerto”, y plática sobre el altar de muertos, así como el significado de cada uno de los elementos de una ofrenda.

De Puebla tiene en mente presentar en breve un curso de cruces con un estilo de talavera. También está preparando un curso en línea sobre el arte de talavera.

“Tengo que planear los talleres, por esta cuestión del covid-19, ya que muchos no se pueden (impartir de manera presencial), ahora esperamos que no cierren otra vez porque ya hay nuevas cepas aquí en Argentina que trajeron de Brasil”.

Contó que si bien los argentinos crean artesanías, no alcanzan los niveles que hay en nuestro país:

“(Por ello lo mexicano) Les parece muy artístico, como una obra de arte muy valorada, además por eso, uno por la impronta que se le da al objeto artesanal mexicano que no es solo decorativo sino que también tiene un significado detrás, por ejemplo, las calaveritas que son usan para el Día de Muertos, que es una festividad muy simbólica y también el milagrito que surge de una fe cristiana, católica, pero que se suma a lo popular. Esa conjunción de lo popular, lo religioso, lo ancestral también, es algo que les gusta mucho y que, obviamente les atrae y quieren conocerlo”.

Informó que el único contratiempo a superar es conseguir los materiales para cumplir con sus cursos y talleres, pero aclaró que su formación académica le da armas para:

“Arreglárselas y si no hay un material busco otro o incluso se pueden utilizar materiales reciclables, reciclados también, que esa es otra impronta que le ponemos también: hacer de material reciclado una obra de arte. En este taller vamos a usar hojas de aluminio o de cobre, que son muy difíciles de conseguir, porque obviamente aquí no se hacen estas artesanías, pero también se pueden usar latas de aluminio que consumimos y ahí le agregas otro valor que es reciclar, no contaminar”.

Expresó que su propuesta es siempre utilizar materiales alternos o para reciclar para evitar los altos costos. Por último, presumió que en los cuatro años de radicar en Buenos Aires ha impartido poco más de diez cursos, algunos de ellos en la Embajada de México en Argentina.

mpl

NOTAS MÁS VISTAS