Perros podrían ser aliados de niños autistas

Especialistas indican que las mascotas requieren valoración especial para ser animales de terapia, además de ser dóciles y amistosos

El uso de animales en terapia puede contribuir a disminuir ansiedad y estrés. (Cortesía)

Ramón Rivera

De acuerdo con el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (Cevece) el autismo es el más conocido de los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD), que por este motivo también se denominan Trastornos del Espectro Autista (TEA), y son considerados trastornos neuropsiquiátricos que presentan una gran variedad de manifestaciones clínicas y causas orgánicas, afectando de forma diversa y con distinto grado de intensidad a cada individuo.

Aunque suele manifestarse antes de los 3 años, su diagnóstico puede demorarse por esta variabilidad en su expresión clínica. Además, existe cierto desconocimiento generalizado e incluso entre de profesionales de la salud, lo que contribuye a una detección tardía de este padecimiento, que -se estima-, afecta a uno de cada 115 niños en México.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, designó al 2 de abril como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo con el objetivo de despertar una mayor conciencia pública sobre ese trastorno.

Es importante destacar que ninguno de los trastornos del espectro autista tiene cura. Todas las terapias están enfocadas a la paliación de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente.

La mejor medicina

La terapia con perros de asistencia tiene como finalidad estimular al niño, ayudarlo a integrarse paulatinamente a la sociedad para desarrollar carácter y posición en el medio en que se encuentre; también cumplen un propósito educativo, ya que enseñará al niño a desenvolverse, al mismo tiempo que lo motiva y refuerza su conducta.

Para Esther Charles, Médico Veterinario para Cesar en Mars Pet Nutrition México, las mascotas destinadas para coadyuvar en la terapia de los infantes, requieren una valoración especial previa, además “es importante que el perro destinado sea dócil, amistoso y por otro lado tenaz para orientar al niño”.

La especialista considera que a medida que el perro genera confianza frente al niño, gracias a la convivencia diaria, es “capaz de enseñarle conductas como cruzar la calle y atender a situaciones que antes no percibía. Para que un perro se encuentre en óptimas condiciones, debe mantenerse fuerte y sano; alimentarlos con productos altos en nutrientes y ricos, los mantendrá alerta para desarrollar sus funciones”.

Grandes cambios

Entre los beneficios asociados a la convivencia entre el niño y el perro, Esther Charles destaca:

Tolerancia a la frustración. El perro servirá de apoyo para que los niños no escapen ante una situación incómoda. El autismo puede provocar irritabilidad cuando algo inesperado sucede; gracias a la presencia del animal de compañía se transmite seguridad y menor frustración.

Conductas sociales positivas. Se sabe que los infantes suelen tener mayor dificultad para relacionarse de forma tradicional; la presencia de un perro mejora gradualmente su respuesta ante los demás, logrando un mayor acercamiento y empatía con quienes le rodean; al mismo tiempo ayudan a mejorar sus habilidades sociales, aumenta su atención, comunicación y concentración.

Mayor tolerancia. Algunos estímulos. como el ruido o las luces, provocan movimientos, posturas o voces repetitivos (esteriotipias). Los perros al ofrecer otra alternativa sensorial, los pacientes logran desarrollan un mayor control de su cuerpo.

Múltiples beneficios. Un perro de asistencia en la vida de los niños autistas puede ayudar a mejorar el sueño, disminuir la ansiedad y el estrés. La interacción simple como cepillar al perro o acariciarlo, también puede reducir los niveles de cortisol en sangre.




RRR


NOTAS MÁS VISTAS