Conoce el aspecto de un gato sano

A través de esta guía práctica podrás determinar si se encuentra en óptimas condiciones y listo para integrarse a la familia

Se recomienda llevar a los felinos con el veterinario dos veces al año. (Cortesía)

Redacción

Este 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato; podrías festejarlo llevando un felino a tu casa. Aquí te ofrecemos una guía práctica para que puedas reconocer si se encuentra sano y listos para integrarse a la familia.

Con la revisión adecuada de aspectos muy sencillos, te podrás dar una idea si cuenta con las condiciones ideales para salir adelante y llenar un nuevo hogar con su presencia.

Edgar Islas, médico veterinario zootecnista (MVZ), especialista de Whiskas para Mars Petcare México, recuerda que existen muchos signos que a simple vista son imposibles de identificar, inmediatamente después de recibir al gatito por primera vez.

Por lo que es muy importante “visitar al veterinario para realizar un chequeo general y asegurarse de que tiene una salud adecuada”.

No obstante, ofrece algunos signos que debes considerar cuando este tipo de animales de compañía lleguen a casa:

Cerca de mamá. Debes de saber que lo ideal es recibir a tu gatito una vez que haya cumplido como mínimo dos meses cerca de su mamá. Es importante que se haya estado alimentando de ella, esto hará que el desarrollo y funcionalidad de sus órganos sea el adecuado. Además, es positivo que durante sus primeras semanas de vida conviva con sus hermanitos y hermanitas de camada, con mamá y papá, para que aprenda los comportamientos normales de un gato.

Destete con tiempo. Asegúrate que cuente con al menos un par de semanas de destete, esto te permitirá saber que ya puede valerse por sí mismo al alimentarse y que se encuentra completamente activo.

Vistazo a los ojos. Se deben de apreciar limpios y sin lagañas; es importante que brillen y que sean claros, sin manchas, enrojecimiento o nublados. Como bien dicen los ojos son el reflejo del alma y en su mirada podrías llegar a darte cuenta si se siente enfermo, si ha sufrido padecimientos o si presenta alguna anomalía.

Restos de heces. Asegúrate que no tenga restos de heces pegadas a su cuerpo o que tampoco se ensucie, esto seguramente indicaría que padece diarrea y podría ser muy peligroso, sobre todo para un gatito con poco tiempo de nacido, ya que podría ser un síntoma de mala nutrición, incluso de un padecimiento agudo.

Aliento de león. Si consideras que el aliento de tu gatito no es bueno, podría ser un problema dental o gastrointestinal. También revisa sus encías, deben verse rosas, sin hinchazón, sus dientes no deben estar decolorados ni deben mostrar señas de lesiones ni tener objetos extraños como pedazos de hilos o cuerdas.

Nariz húmeda y blanda. Si observas que se frota mucho la cara puede ser que le duela alguna parte; si babea mucho también es señal de alarma. Una nariz húmeda y blanda, sin caer en el exceso de goteo o mucosidad, es lo ideal.

Dientes limpios. Revisa si tiene los caninos desarrollados, esto te indicará que ya puede masticar y que se podrá alimentar de otras texturas como las variedades de croquetas hechas especialmente para ellos.

Orejas limpias. La presencia de cerilla es normal, pero observa que no sea excesiva a simple vista. Cuando ya lo tengas en casa, mensualmente revisa sus oídos y asesórate con su veterinario para limpiarlos con mucho cuidado, esto puede ayudar a evitar la formación de infecciones e incluso prevenir problemas de audición.

Pelaje ideal. La piel debe ser rosita no roja, pálida, escamosa, seca o grasosa. No todos deben verse brillantes, pero si notablemente tener una estructura de piel y pelaje sanos, sin nudos o marañas.



RRR


NOTAS MÁS VISTAS