Tras seis meses de enfrentar el coronavirus, médicos en Argentina están agotados

En el Hospital Posadas todas las camas de terapia intensiva están ocupadas. Su director pide a la población responsabilidad individual para evitar que el sistema se sature.

En el Hospital Posadas, Argentina, todas las camas de terapia intensiva están ocupadas. (AFP)
La ocupación es total, incluso se están usando con adultos tres camas de terapia intensiva pediátrica. (AFP)

AFP

En el Hospital Posadas, Argentina, todas las camas de terapia intensiva están ocupadas y al cabo de seis meses de atender pacientes con coronavirus el personal está exhausto. Su director pide a la población responsabilidad individual para evitar que el sistema se sature.

"Nuestra capacidad operativa está al límite. No podemos crecer más. Esta es una pandemia que no solo se gestiona desde el sistema de salud, es muy importante que el país entienda que hay que cuidarse porque sino el sistema de salud no va a llegar a dar respuesta", dijo el director Alberto Maceira.

Argentina acumula más de 600 mil casos de covid-19 y las muertes superan las 12 mil, en medio de una cuarentena iniciada el 20 de marzo, que se ha ido flexibilizando paulatinamente.

En la periferia de Buenos Aires, el Hospital Posadas pasó de tener 26 camas de terapia intensiva a 90; pero desde hace tres semanas, la ocupación es total, incluso se están usando con adultos tres camas de terapia intensiva pediátrica.

"Tenemos, claramente, el recurso humano muy cansado. Esta mayor cantidad de pacientes ha hecho que el médico de terapia intensiva, el enfermero, el personal de limpieza, el kinesiólogo realmente haya duplicado su trabajo y esté mucho más cansado", explica Maceira.


Exigencia superior

Pero no solo se trata de la gran cantidad de enfermos. Costanza Arias, jefa de la terapia intensiva del Hospital Posadas, señala la complejidad de los pacientes.

"Estos pacientes exigen un esfuerzo muy superior al de los pacientes habituales. Son pacientes graves, todos con ventilación mecánica, todos en shock, todos requieren un manejo multidisciplinario y eso lleva al cansancio y al agotamiento, sobre todo porque pensábamos que iba a durar un periodo más corto y esto se está prolongando en el tiempo", explica Arias.
"Es un virus que no se autolimitó, que se sigue expandiendo, y los pacientes graves siguen ingresando. Y creo que va a seguir así por varios meses más", agrega.

Aunque los contagios en Buenos Aires se han estabilizado en las últimas semanas, el promedio sigue siendo alto, de unos mil 100 diarios. Además, la enfermedad se ha propagado hacia las provincias, que hasta hace poco más de un mes presentaban una baja incidencia.

"Veo con un poco de preocupación el crecimiento en otras provincias, que probablemente tengan menor capacidad sanitaria", comenta Maceira.

La ocupación de las unidades de terapia intensiva es de 60 por ciento a nivel nacional y de 66 por ciento en la zona metropolitana de Buenos Aires, según el ministerio de Salud.

En el Hospital Posadas, además del agotamiento, el personal sanitario ha sufrido la propia enfermedad, con un contagio por covid-19 de entre 20 y 25 por ciento, aunque la mayoría se ha recuperado al cabo de dos o tres semanas y ha vuelto a sus labores, según Arias.

"Estamos cansados. Uno trabaja acá y en otros lados, y la misma exigencia está ocurriendo en todos los lugares", explica Diego Laplumé, médico infectólogo que se desempeña en el área de triaje del hospital.
"El cansancio se está sintiendo y ya tenemos que ver cómo hacemos, si nos turnamos para que el cuerpo reponga energías porque esto no se va a cortar en el mediano plazo, va a seguir", dice.

ledz

NOTAS MÁS VISTAS