Colombia regresa al pasado e inaugura autocinema por coronavirus

Los autocinemas se hicieron populares en Colombia en la década de 1970. El Limonar, considerado el primer espacio cinematográfico de este tipo en el país, fue inaugurado hace 48 años en Cali.

Aún en el auto la gente deber de respetar las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas. (EFE)

EFE

Colombia adoptó una antigua forma de disfrute cinematográfico con la apertura de un autocine, propuesta que aportó una dosis de la llamada nueva normalidad y que pretende dar oxígeno a la industria del entretenimiento ante las restricciones motivadas por la covid-19.

Con una pantalla de 115 metros cuadrados y el sonido transmitido a una frecuencia accesible desde la radio de los vehículos, el viaje al pasado empezó con la cinta Bloodshot entre palomitas de maíz y estrictos protocolos de bioseguridad.

Hasta una terraza del Centro Comercial Mayorca Mega Plaza en el municipio de Sabaneta, ubicado en el departamento de Antioquia y aledaño a la ciudad de Medellín, llegaron algunos cinéfilos para presenciar bajo las estrellas y en cuatro ruedas la proyección después de más de tres meses sin acceso a las salas.

Empleados de Procinal atienden clientes durante la inauguración del primer autocine. (EFE)

Para Carlos Serna, uno los asistentes a la premier, este espacio representó disfrutar en familia de entretenimiento fuera del hogar.

"Aunque tenemos en la casa televisores no es igual a compartir una experiencia con la pantalla grande y el sonido. Estábamos esperando el lanzamiento y vinimos con muchísimas expectativas", expresó.

La empresa Cinemas Procinal se encargó del montaje de la experiencia autocinema utilizando la tecnología de las salas de cine, proyectores certificados y procesadores de sonido de última generación.

Este autocine, el primero que abre sus puertas en Colombia durante la pandemia, cuenta con capacidad para 40 vehículos y ofrecerá todos los días dos funciones nocturnas, para las que ya ha programado la proyección de largometrajes como "El hombre invisible", "Jumanji", "Bad Boys" y "JoJo Rabbit", entre otros.

"El sector del cine ha sido uno de los más golpeados por la pandemia. Lo que hicimos fue empezar a pensar y a soñar cómo volvíamos a reunir junto a una pantalla gigante a las personas. Vimos la posibilidad en el autocinema porque ya había sido una iniciativa en otros países que estaba funcionando", expresó la coordinadora de comunicaciones y mercadeo de Cinemas Procinal, Andrea Marín Gómez.
Esta fue una propuesta que aportó una dosis de la llamada nueva normalidad. (EFE)

Contó que apenas la idea se materializó organizaron a través de la página web una lista de espera, en la que se inscribieron más de mil 500 personas, por lo que el aforo de público durante el primer mes está prácticamente copado.

"La gente tiene mucha necesidad de salir y el cine es un entretenimiento sano", agregó la coordinadora, quien destacó la posibilidad de disfrutar de una experiencia "romántica" y "cerca de las estrellas" tras adecuar una terraza.

Los autocines se hicieron populares en Colombia en la década de 1970. El Limonar, considerado el primer espacio cinematográfico de este tipo en el país, fue inaugurado hace 48 años en Cali con una capacidad para 380 vehículos y una pantalla de 448 metros cuadrados.

Tras 20 años de funcionamiento, ese legendario autocinema dio su última función el 12 de febrero de 1992.

Mientras en Sabaneta rescatan como opción cultural disfrutar de la pantalla grande desde un automóvil, la compañía Cine Sobre Ruedas también planea abrir espacios similares en las ciudades de Cali, Bucaramanga y Cajicá como una alternativa a las salas.

Los autocines se hicieron populares en Colombia en la década de 1970. (EFE)

También Cine Colombia, la principal empresa colombiana del sector, realiza el montaje de un autocinema en Bogotá, en el aparcamiento del Centro Comercial Unicentro.

Colombia, que registra 113 mil 389 casos confirmados de covid-19 y un total de 3 mil 942 fallecidos por la enfermedad, inició el 27 de abril la fase de reapertura gradual de varios sectores económicos, pero mantiene las restricciones para eventos de carácter cultural, deportivo y religioso con objeto de evitar las aglomeraciones.

ledz

NOTAS MÁS VISTAS