Entre lágrimas y flores, comienzan funerales de víctimas de tiroteo en Uvalde

Los familiares planean despedir a las 21 víctimas del tiroteo durante las siguientes dos semanas por la ocupación de las funerarias de la localidad.

El tiroteo en Uvalde, Texas, dejó al menos 21 muertos, la mayoría, niños de 10 años. (AP)
Liliana Padilla
Uvalde, Texas /

El martes 24 de mayo, decenas de niños corrieron 50 metros de la escuela primaria Robb a la acera de enfrente para resguardarse. Era la funeraria Hillcrest de la calle Geraldine. Hoy ahí son velados los restos de Amerie Jo, José Manuel, Jailah Nicole, Nevaeh Alyssa y Jayce Carmelo.

Quienes lograron salir ilesos, saltaron por las ventanas de sus salones de clases, los 111 y 112 que dan al estacionamiento por donde ingresó Salvador Ramos, armado y dispuesto a arrancar la vida de 21 inocentes.

Los familiares tendrán que velarlos durante dos semanas y media, debido a que estarán ocupando las funerarias de la localidad. (AP)

Es una de las dos funerarias de Uvalde. En la otra, apenas a media milla de distancia de la escuela Robb, también son velados los restos de Eva Mireles e Irma García, las dos maestras que murieron intentando salvar a los pequeños, además de 13 niños y niñas más, de acuerdo con los obituarios porque el acceso es absolutamente restringido.

La policía resguarda esta última funeraria, la Rushing Estes Knowles hasta donde han llegado familiares de las dos maestras y Joe García, esposo de Irma, una de ellas, quien falleció dos días después del tiroteo, a causa de un infarto, aunque la familia asegura que falleció de un "corazón roto".

Los familiares siguen lamentando, entre el dolor y la rabia, la pérdida de sus hijos y las profesoras por el tiroteo. (AFP)

En este sitio todo es sigilo, mientras que en la funeraria Hillcrest desfilan decenas de personas. La cercanía con la escuela hace que mucha gente de la comunidad se acerque a guardar sus respetos y dejar flores.

Después caminan unos metros y tras la liberación del cerco que mantenía la policía, observan las cuatro ventanas con los cristales rotos de los dos salones de clases, donde la mañana del martes 24 de mayo fueron sometidos y algunos de sus compañeros asesinados por el joven de 18 años que de regalo de cumpleaños se compró un arma de alto poder en una armería de Uvalde.

Mientras el duelo aún se percibe en la plaza pública, la escuela y las funerarias de esta comunidad, los negocios se han solidarizado colocando letreros con la leyenda "Uvalde Strong". También algunos vehículos pintaron en sus cristales, mensajes de solidaridad y en memoria de las víctimas.


El primero de los funerales es el de Amerie Jo Garza, de 10 años, que se llevó a cabo en la funeraria Hillcrest Memorial de Uvalde. (AFP)

Sin embargo, la casa que ocupa el número 552 de la calle Díaz, muy cerca de la primaria Robb, luce vacía. Ahí vivía Salvador con su abuela, que hoy se debate entre la vida y la muerte por el disparo que recibió en la boca antes de que su nieto tomara una mochila cargada de municiones y en una camioneta se dirigiera a la escuela y estrellara el vehículo en una zanja.

Los funerales de las víctimas se realizarán durante los próximos días y los niños que fueron testigos de la tragedia pasarán sus vacaciones entre el luto que prevalece en la comunidad de apenas 12 mil 500 habitantes y que pasó a la historia como el epicentro de una de las más terribles masacres en escuelas de Estados Unidos a consecuencia de la venta indiscriminada de armas.

Salvador Ramos fue el autor del tiroteo en la escuela primaria Robb, que también era originario de esa localidad. (AFP)

Los sacerdotes que han oficiado misas para los deudos. Sus palabras han sido de aliento, aunque por ahora, solo hay sufrimiento. José Mireles, quien estuvo a cargo de la ceremonia religiosa a la que acudió el Presidente Joe Biden y su esposa Jill, pidió a la comunidad orar por el descanso de las víctimas y el consuelo de los seres queridos, muchos de los cuales aun están en un auténtico shock.

En las inmediaciones de la primaria Robb aun llegan cientos de personas a dejar una flor o un muñeco de peluche donde fueron colocadas las fotografías de las víctimas. Wallace Arredondo, vecino de la familia de uno de los niños que falleció en el tiroteo advirtió que lo ocurrido debe servir para poner un alto a la venta de armas.

La masacre de Uvalde será recordada como la segunda mayor masacre estudiantil en la historia de EU. (AFP)
"No hacen más que una revisión de antecedentes, deberían también revisar la salud mental de quienes tienen armas. Deberían dejar de vender armas a menores. El tirador tenía 18 años y compró un armas para matar, pero no le vendían alcohol ni cigarros, eso es injusto, eso solo pasa en este país".

Como él, cientos de personas siguieron llegando al memorial. Hubo vigilias por la noche y caminatas en un día que para Estados Unidos es festivo, sin los adultos en la escuela y con los niños ya de vacaciones. Los de la primaria Robb, sin embargo, sin una fecha de regreso al lugar que hoy es motivo de sus pesadillas.

dr

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.