Primaria Robb, en Uvalde, regresa a la normalidad luego de la masacre

La normalidad busca instalarse en la comunidad escolar para dar vuelta a la página del macabro incidente con actividades como cortes de cabello gratuitos.

La escuela fue escenario de una de las peores masacres en los Estados Unidos. (AP)
Adyr Corral
Ciudad de México /

Este lunes, la escuela primaria Robb en Uvalde celebra su primer día de clases al concluir las vacaciones de verano y luego de que hace casi tres meses Salvador Ramos, con tan sólo 18 años de edad, tomó el rifle de asalto AR-15 que compró legalmente y le disparó en la cara a su abuela, con la que había discutido por sus calificaciones. Creyéndola muerta, robó su auto y condujo hasta la primaria del pueblo para perpetrar lo que, hasta ahora, se considera la masacre más mortífera de todos los tiempos acontecida en Texas.

La normalidad busca instalarse en la comunidad escolar para dar vuelta a la página del macabro incidente y seguir con el día a día. Ayer, por ejemplo, se ofrecieron cortes de cabello gratuitos en el auditorio del Centro de Convenciones del pueblo para los estudiantes que regresan a la escuela. En ese mismo lugar, se llevaron a cabo las vigilias en conmemoración de sus compañeros y sus maestras asesinados a finales de mayo, a los que incluso asistió el presidente Joe Biden.

Después de los hechos registrados en mayo, los alumnos regresan a clases. (AP)

Luego de disparar a sangre fría a 19 niños -todos menores de 10 años- y a dos de las maestras que intentaban protegerlos de la lluvia de balas, Salvador Ramos fue abatido por agentes de la Patrulla Fronteriza que entraron en acción luego de que la policía local decidió no hacer nada a lo largo de 78 minutos, dando el tiempo suficiente al asesino para desatar el infierno en la pequeña escuela.

Sin embargo, las minutas de sus actividades en esos días a los que recientemente tuvo acceso MILENIO, y que abarcan entre el 25 de mayo y el 15 de junio, demuestran que el gobernador de Texas, Greg Abbott, no asistió a uno sólo de los 21 funerales de las víctimas.

Eso sí, unas horas después del hecho, cuando la noticia le daba la vuelta al mundo, Abbott ya había llegado al pequeño pueblo pegado a la frontera con México. Pero hasta ahora, casi tres meses después, familiares y amigos de las víctimas lo acusan de no haberse interesado en ninguno de los funerales cuando todo Uvalde, que apenas rebasa los 16 mil habitantes, estaba de luto. El republicano prefirió atender otros compromisos.

Un día después del tiroteo, lo primero que hizo el gobernador fue convocar a una breve conferencia de prensa, para después reunirse con familiares de las víctimas. En diferentes entrevistas con medios de comunicación se mostró empático ante la tragedia e incluso acudió a la primera vigilia en conmemoración de las víctimas.

La escuela recibe a los alumnos para las clases. (AP)

Pero al día siguiente, así sin más, regresó a Austin. El documento demuestra que el gobernador no se enfocó al 100 por ciento en atender la crisis social tras la masacre, cuando la sangre todavía escurría en las paredes de la primaria de Uvalde, sino que se tomó su tiempo para atender otros compromisos, por ejemplo, el que tenía pactado con la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), que por esos días celebraba su convención anual.

“No deberíamos haber tenido que hacer 21 funerales. Deberíamos haber tenido un desfile para los héroes caídos que cuidaban de nuestros bebés", dijo a CBS Bett Cross tía de Uziyah García de 10 años de edad al que criaba como su propio hijo y que es uno de los 19 niños muertos en el atentado.

Los documentos muestran que en esos 22 días después de la masacre, Abbott, tan sólo estuvo cuatro días en Uvalde que ni siquiera fueron uno detrás del otro: 25, 27 y 29 de mayo y después hasta el 5 de junio. Entró y salió de Uvalde cuatro veces y después de eso, no regresó.

El análisis de las minutas del gobernador Abbott es contundente: no fue a ninguno de los funerales. Decidió continuar con su agenda política entre la que tuvo reuniones sobre el estado que guarda la situación en la frontera con México donde el combate a la ola migratoria se ha convertido en una de sus principales banderas de cara a la reelección que busca conseguir a finales de año.

Otros compromisos que atendió fueron una reunión con los Boys Scouts y una ceremonia por el Día de los Caídos en Longview, una ciudad al norte de Texas a unos 500 kilómetros de Uvalde apenas seis días después de la matanza.

La oficina del gobernador respondió ante los cuestionamientos planteados por la televisora local KXXV, afiliada a la NBC, sobre las minutas y su evidente ausencia en cualquiera de los 21 funerales asegurando que uno de los principales motivos para ello es que las familias pidieron en su mayoría ceremonias privadas pero que Abbott y su esposa continuaban llorando y orando por ellos.

“El gobernador Abbott ha estado en la comunidad varias veces, visitando a todas las familias que solicitaron una reunión y uniéndose a sus compañeros tejanos para llorar y adorar en eventos hasta junio (...) Muchas familias solicitaron funerales privados, y el Gobernador y la Primera Dama enviaron flores y condolencias para que los seres queridos sepan que permanecen en sus oraciones”, explicó la portavoz de Abbott, Renae Eze.


DMZ

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.