"Fue como perder a un hijo": mujer cuenta cómo sufrió tras la muerte de su perro

La pareja estaba desconsolada cuando su Labrador fue diagnosticado con cáncer a los casi 12 años de haber llegado a la familia.

Un labrador detectó el calcetín del menor infectado. (Especial)

Milenio Digital

Debido al dolor por la pérdida de su perro, una mujer fue separada de su trabajo por 15 días, ya que la comparó la muerte de su mascota con la pérdida de un hijo, por lo que pidió a la gente ser más considerada con los dueños de las mascotas en duelo.

Después de que Wendy O'Grady  de 47 años de edad y supervisora de una tienda minorista de Egham en un condado de Inglaterra contó que tras haber sufrido diez abortos espontáneos, su esposo Mike de 51 años, trabajador del consejo, llevó al perro Labrador de nueve meses a su casa en 2009, según el diario Independent.

“Perder a Zac fue como perder a un hijo. Ni siquiera puedo explicar el dolor. Estábamos inconsolables. Después de 12 años, no verlo llegar a la puerta cuando llegué a casa fue desgarrador”, expresó Wendy.

El Labrador fue como un hijo, pues la pareja no pudo tener hijos y el perro fue un consuelo para ambos, pero Wendy y Mike estaban desconsolados cuando su perro fue diagnosticado con cáncer a los casi 12 años en julio de 2021, lo que obligó a tomar la decisión de dejar ir a su mascota.

“Fue un momento muy difícil”, dijo Wendy. “Simplemente no podía tener hijos y lo estábamos pasando malEntonces, cuando Mike trajo a la casa a Zac, iluminó por completo nuestras vidas. Fue una conexión instantánea”.

Ella agregó que “el primer momento en que lo vi, mientras estábamos sentados en el asiento trasero del auto, me enamoré de su naturaleza dulce”.

“Simplemente se convirtió en nuestro bebé. Mike apoya al Egham Town Football Club y Zac asistía a todos los partidos y era un conocido habitual en los juegos”, por eso Zac se convirtió en el centro de la vida de la pareja. 
“Me alegraba recoger a Zac del fútbol porque se ponía muy emocionado. Me encantaba acompañarlo a casa; estaba dando piruetas porque estaba tan feliz. Estaba lleno de amor y nos convirtió en una familia”, agregó Wendy.

Pero Purdy, un labrador negro y una cruz puntera llegó también a su vida, fue adoptado en 2012 y ahora tiene 10 años.

"Acepté que no todo el mundo puede comprender la pérdida por la que está pasando. Considere que su pérdida es válida e importante para llorar. No se apresure a conseguir una nueva mascota. Espere hasta que esté listo", dijo.

Wendy consideró la posibilidad de obtener más ayuda, como terapia de conversación o asesoramiento, ya que pensó en tener un ceremonia o recuerdo para su mascota como una forma positiva de marcar su regalo para usted en la vida.

“Zac y Purdy se llevaban tan bien que se hicieron amigos instantáneamente”, contó.

El veterinario descubrió que estaba gravemente herido, Zac se volvió incapaz de caminar correctamente, pues fue detectado con cáncer de columna en julio de 2021. 

La dueña del perro agregó que “lo llevamos al veterinario tan pronto como se puso mal y le recetaron medicamentos durante siete días, pero su columna vertebral literalmente se estaba desmoronando, no había nada que nadie pudiera hacer. La medicación no funcionó y dormimos abajo con él durante cinco noches porque estaba muy mal. Estaba tan mal y con mucho dolor”.

“La última noche, nueve días después de que se sintió mal, no era él mismo. Estaba enfermo y se orinó y nos miramos el uno al otro y dijimos que no podíamos dejar que continuara”.

Al tomar la difícil decisión de sacrificar a Zac el 12 de julio, la pareja dice que se enfrentaron a un dolor indescriptible.

“Fue una decisión tan difícil. Estuvimos con él en la consulta del veterinario cuando pasó y fue horrible. Simplemente no pude soportar perderlo”, expresó Wendy.

No pudo describir el cómo se sentía, pues su perro Purdy también se encontraba devastado, ya que él también acompaño a los dueños al veterinario para despedirse de Zac con un beso.

"El dolor fue tan fuerte que me despidieron del trabajo durante dos semanas. 
Zac era como mi hijo, era el pegamento que mantenía unida a nuestra familia”.

Pero cuando Wendy intentó hablar sobre lo que sentía, la gente se mostraba incomoda y no querían discutirlo, pero pensó que "hubiera sido útil si hubieran abordado lo que Mike y yo estábamos pasando”, aseguró.

Además, a Wendy también se le juntó que un familiar se enfermó y fue hospitalizado esa misma semana. La cepa provocó que la afección autoinmune de Wendy, el síndrome de Sjogren, una afección a largo plazo que afecta a partes del cuerpo que producen líquidos, como lágrimas y saliva, y que puede provocar sequedad en los ojos y la boca, se agravará.

Wendy contó que “el estrés de todo hizo que mi condición autoinmune empeorara. Si teníamos un mal día o me sentía mal antes, Zac estaría allí. Fue devastador pasar por eso sin él”.

La pareja creó un recuerdo a Zac en su jardín, plantando un rosal rodeado por una cerca en forma de corazón y guardando sus cenizas dentro de una caja con su nombre.

“Hemos hecho mucho en la memoria de Zac, guardamos sus cenizas en la sala de estar para que siempre esté con nosotros. Nuestros amigos tenían cojines y platos hechos con su cara, así que él realmente está a nuestro alrededor", expuso Wendy.

Pero a pesar de tanta tristeza la pareja encontró un momento de felicidad cuando el 21 de agosto de este año recibieron un regalo sorpresa de parte de un familiar, un cachorro, Zebedee.

“Tenemos una nueva incorporación, Zebedee”, dijo Wendy. “Solo tiene nueve semanas, mi suegra nos lo compró como regalo de aniversario y lo recogimos hace unos días. Es realmente increíble, juega y brinca en todas partes”.

Pero Wendy enfatiza que aunque Zebedee es una nueva incorporación muy querida a la familia O'Grady, ningún perro podría ocupar el lugar de Zac, “Zebedee no es un reemplazo”, enfatiza Wendy.

“Es una nueva incorporación a nuestra familia, pero todavía estamos de duelo por Zac. Llego a casa del trabajo y todavía espero que salga corriendo a saludarme”.

Wendy espera explicar la pérdida de su perro Zac y que ayude a comprender lo devastador que puede ser, tras darse cuenta que no está sola, pues dice cree que la gente debería de ser más abierta y simplemente hablar de ello. "Perdimos a un miembro de nuestra familia y creo que debería abordarse”.

LG

NOTAS MÁS VISTAS