Revitaliza tu Pyme

TUS FINANZAS

Los bancos no son la única fuente de capital para las pequeñas y medianas empresas. Aquí algunas opciones a considerar.

Un crédito te ayudará a dar el siguiente paso en el desarrollo de tu empresa. Elige el mejor para ti.
Guadalupe Cadena
Ciudad de Mexico /

Hasta abril pasado, la cartera de crédito bancario para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) era apenas de 396 mil millones de pesos (mdp), 8 por ciento por debajo que la del mismo mes de 2020, lo que reduce las posibilidades de este tipo de compañías de obtener financiamiento para superar el golpe por la pandemia del covid-19 y seguir adelante. 

Sin embargo, el mercado mexicano ofrece actualmente un buen menú de opciones de financiamiento para diversos tipos de empresas, en diferentes momentos de crecimiento, dicen Luis Francisco López, coordinador de Zona de Emprendimiento Innovador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Ciudad de México, y Rodolfo Lanzagorta, socio de Innovación y Banca Digital de la consultora EY México.

El dato...

8%

Menos tuvo la cartera de crédito bancario para Pymes en el último año

Tal vez las Pymes más conservadoras quieran insistir con el crédito bancario o intentar —si están en la capital mexicana— integrarse al programa Impulso Nafin Ciudad de México, lanzado hace un par de semanas por Nacional Financiera y la banca comercial; sin embargo, en ambos casos hay que considerar que las condiciones son más estrictas, con tasas de interés altas y montos de crédito limitados que no siempre cubren la cantidad que solicita el emprendedor, coinciden López y Lanzagorta, quienes a continuación definen algunas alternativas. 

Las tres ‘F’ 

Una primera opción son los préstamos del primer círculo de confianza como los familiares, amigos y algún inversionista arriesgado —en inglés se conoce como family, friends and fools—, quienes pueden ofrecer al empresario “montos pequeños de préstamo, pero con la ventaja de que el dinero se obtiene sin intereses y sin mayores implicaciones burocráticas”, dice López, del TEC de Monterrey

Unir esfuerzos 

Existen fuentes de financiamiento colectivo, conocidas como crowdfunding, plataformas digitales que pueden funcionar para los que empiezan o para los que quieren crecer. Un ejemplo en México es Kickstarter, en la cual un emprendedor presenta su proyecto, establece una meta económica y una fecha, para que los posibles patrocinadores hagan aportaciones. 

“Si se alcanza el monto, el capital se entrega al emprendedor; pero si no, cada quien toma su dinero. En este tipo de financiamiento, las plataformas se quedan con alrededor de 5 por ciento de la operación y eso debe considerarse”, advierte López

Para emprendedores 

También están los fondos de capital emprendedor, como Dalus Capital o Ignia, que en general buscan empresas más consolidadas que prometan altos rendimientos, por lo que se especializan en apoyar a determinados giros de negocio. 

Dalus Capital busca emprendimientos de servicios de tecnología financiera, educativa o para la salud, entre otros nichos de negocio”, refiere López, del Tec de Monterrey y agrega que “estos fondos aportan el dinero necesario —desde 500 mil pesos hasta varios millones— pero también piden un porcentaje de participación en la empresa”. 

De las fintech 

Con el desarrollo de las fintech o empresas de tecnología financiera, han crecido en México las opciones de financiamiento para Pymes, explica Rodolfo Lanzagorta, de EY

Un ejemplo es Konfío, menciona el experto. Los trámites son más ágiles que en los bancos y, en el caso de esta fintech, los montos van de 100 mil pesos a 3 millones de pesos para los que empiezan o de mayor cantidad para empresas más maduras, aunque es necesario contar con un aval o garantía. 

Un ángel para ti 

Los emprendedores también pueden considerar a los inversionistas ángeles, como Angel Ventures, que son personas físicas o morales que, además de dinero, aportan relaciones o consejos de negocio para crecer. A cambio, algunos exigen una participación en la empresa —lo que quizá te restará margen de decisión— o determinados retornos de inversión en función del riesgo de cada proyecto. 

Sofomes 

Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple, como Bien para Bien, ofrecen financiamiento con requisitos más flexibles y rápidos que los bancos y pueden prestar montos más altos; eso sí, sus tasas de interés suelen ser mayores y también exigen una garantía, explica Rodolfo Lanzagorta. En el caso de Bien para Bien, el respaldo debe ser un inmueble.

srgs


NOTAS MÁS VISTAS