'Godínez', la esperanza para la recuperación de gimnasios y restaurantes

La incorporación de los oficinistas a sus lugares de trabajo puede ser un impulsor para el sector restaurantero y de gimnasios de la capital del país.

La situación podría incluso impactar los resultados de cadenas como las tiendas de conveniencia. (Shutterstock)

Cristina Ochoa

El regreso paulatino de oficinistas de la Ciudad de México a sus actividades de manera presencial será un impulsor para la recuperación de industrias como la restaurantera y fitness, dos de las más golpeadas por las afectaciones generadas por la pandemia de covid-19.

“Todos los gimnasios que están atendiendo a las oficinas están muy afectados y ése 20 por ciento nos va a hacer que la gente pueda regresar a la normalidad y a las unidades”, dijo en entrevista con MILENIO Rodrigo Chávez, presidente de la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes (Amegyc).

De acuerdo con Oriol Cortés, director de Smart Fit, alrededor de 50 por ciento de los gimnasios ubicados en el área metropolitana se encuentran cerca de zonas corporativas como Insurgentes, Reforma, Corredor Polanco, entre otras. Destacó que gran parte de estos usuarios tienen la membresía que les permite acudir a distintas unidades y que trasladaron su entrenamiento cerca de casa.

“Los gimnasios cerca de las oficinas corporativas habían estado muy tranquilas porque no habían vuelto, pero con el regreso de las oficinas toda esa gente va a dejar de ir a la unidad que tenía cerca de casa y veremos algún cambio en las ocupaciones de horario. Son un mercado muy importante para nosotros y poco a poco ahora que empiezan a volver, el tráfico está incrementando y eso va a llevar a que esos gimnasios vuelvan a su ocupación normal y empezarán a llenarse”, afirmó.

Para el presidente de la Amegyc, de la mano de la recuperación de la industria vendrán también propuestas como la instalación de unidades directamente en los edificios corporativos, un ejercicio que ya han comenzado a pilotear y que esperan tener en unos meses.

La incorporación de los oficinistas a sus lugares de trabajo también podría ser un impulsor para el sector restaurantero que ha resultado fuertemente afectado por la situación. Hoy, cerca de 60 por ciento de las unidades de Subway se encuentran ubicadas en centros comerciales, muchos de estos con oficinas alrededor.

“Ya a finales de febrero y principios de marzo vimos cómo estamos alcanzando los niveles que teníamos en 2019 en muchos lugares, lo cual es un buen signo y la expectativa es que pudiéramos cerrar este año habiendo alcanzado ese volumen. Ya lo estamos viendo”, dijo José Villarreal, director general de la compañía.

Cifras de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) estiman que debido a las condiciones de operación para el sector ante la emergencia sanitaria, alrededor de 90 mil negocios cerraron en el país.

Durante el primer trimestre del año la cadena de cafeterías Starbucks, que tiene 746 unidades en México, reportó un crecimiento de 1.5 por ciento en sus ventas.

“Estamos sorprendidos de que en marcas como Starbucks en las que dependemos mucho de los oficinistas hemos crecido. Por eso vemos una buena perspectiva en lo que sucederá en el futuro”, dijo en conferencia con analistas Alberto Torrado, presidente ejecutivo de Alsea.

De acuerdo con el directivo, tan pronto como se empiece a abrir. Más la industria, la recuperación para la controladora será inmediata y prevén mejores resultados para el segundo cuarto del año.

La situación podría incluso impactar los resultados de cadenas como las tiendas de conveniencia Oxxo, que entre enero y marzo reportaron una caída de 6.5 por ciento en sus ventas a unidades iguales (es decir, aquellas con más de un año de operación), resultado de una baja de 18 por ciento en el tráfico de clientes, y un crecimiento de 14.4 por ciento en el ticket promedio.

“Una señal alentadora es que a medida que el tráfico está regresando vemos que el ticket sigue siendo alto, lo que es muy alentador e involucra los hábitos del consumidor”, dijo Eduardo Padilla, director de Fomento Económico Mexicano (Femsa), dueño de la cadena.

AMP​

NOTAS MÁS VISTAS