Los 150 mil misiles de Hezbolá

Ciudad de México /

Desde todas las trincheras, públicas, privadas y en campo, Israel hizo saber que no había marcha atrás en la decisión de responder al ataque masivo de Irán del fin de semana. Sin atender a la expresión “ahí muere” que emitió Teherán después de exhibir su armamento aéreo, neutralizado por la cúpula de hierro israelí con apoyo de Estados Unidos y Gran Bretaña, la convicción fue desde ese momento una: represalia. Ayer comenzó.

Nada nuevo para dos adversarios con cuentas pendientes de larga data que no pueden mostrar debilidad en una región en la que no hay lugar para semejante lujo. Para cada decisión de atacar habrá siempre un agravio suficientemente delicado que amerite una reacción. Siempre habrá un buen argumento disfrazado de ofensa imperdonable para sostener la viabilidad de devolver un golpe.

La gravedad de la nueva tensión regional radica en que una vez más Israel está frente a dos flancos abiertos a un tiempo, porque continúa su campaña en Gaza después de la invasión de Hamás, cuyos efectos están lejos de terminar, con una población civil israelí enardecida por la permanencia de rehenes en manos de los terroristas desde octubre pasado, exigiendo con marchas negociaciones para su liberación, y la presión internacional contra Benjamin Netanyahu para que frene la ofensiva en la Franja.

La explosión del sábado con una lluvia de proyectiles de calibre distinto, ahora desde el norte con la firma de Irán, no puede dejar de lado que otro grupo extremista, Hezbolá, tiene asiento al norte de Israel y está suficientemente pertrechado y armado para golpear a los “infieles”.

Tim Marshall escribe en Prisoners of Geography (Elliott & Thompson, 2019): “La presencia iraní en la vecina Siria ha dado a Teherán un puente terrestre a lo largo de Medio Oriente, acercando su capital con Beirut. Ha usado ese puente para aumentar su abastecimiento de armas a la enorme milicia chiita de Hezbolá. Analistas calculan que este grupo tiene un arsenal superior a los 150 mil misiles, algunos de ellos guiados y otros de largo alcance. Cuando el Hezbolá de Líbano lance sus grandes cohetes contra Israel en una escala significativa, la respuesta será masiva”.

La pesadilla del mundo de otra guerra, con la de Ucrania encima, ya está en curso.


  • Alfredo Campos Villeda
  • Director de @Milenio Diario. Autor de #Fusilerías y de los libros #SeptiembreLetal y #VariantesdelCrepúsculo. Lector en cuatro lenguas. / Escribe todos los viernes su columna Fusilerías
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.