Netflix y Capital 21

Ciudad de México /
Secuestro del vuelo 601 es una producción colombiana. ESPECIAL

Qué miniserie tan más buena es “Secuestro del vuelo 601” de Netflix. Dígame, por favor, que ya vio esta magnífica producción colombiana creada por Pablo González y C. S. Prince.

Le voy a decir la verdad: yo ni remotamente hubiera volteado a ver este lanzamiento porque mi algoritmo va por otro lado y, periodísticamente, lo que me nutre de Netflix tiene otro perfil.

Pero vi a estos dos “showrunners” en el evento “Que México se vea”, me parecieron tan profesionales y hablaron con tanto amor de este título que dije: hay que verla.

Y la vi, y la adoré con locura porque, contrariamente a lo que muchas personas pudieran suponer, le da la vuelta a los lugares comunes de las historias de aviones.

Más allá de que esto sí pasó, es un prodigioso espectáculo de pasiones que dice cosas fundamentales de las mujeres y que confirma que la clave del éxito hoy no está en traicionar nacionalidades para caerle bien al resto del mundo sino en reconocer que lo local es lo global.

“Secuestro del vuelo 601” es tan colombiana que termina por ser muy mexicana, muy coreana, muy estadounidense. Y sus mujeres son tan de allá que terminan por ser muy de acá.

Sí es nota, sí merece una reseña, sí tiene que ser parte del menú de la prensa y de los influencers.

Le suplico de la manera más atenta que la vea. No la va a poder soltar.

Es una gran historia pero, al mismo tiempo, es un concepto lleno de valores de producción y de algunas de las más grandes estrellas de Colombia como Mónica Lopera (“Killing Eve”) y Ángela Cano (“Frontera verde”).

¡Felicidades, Netflix! Más contenidos como “Secuestro del vuelo 601”, por favor.

ESTRENO

Amo a los jóvenes. Creo en ellos. Por eso soy el periodista más feliz de México con el estreno, el lunes 15 de abril, a las 18:00, en Capital 21, del programa “No me joven”.

¿Qué es esto? Una producción de los estudiantes de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

¿Y? ¿Qué tiene esto de interesante? Que no es común que los estudiantes de comunicación hagan cosas reales, menos en los medios públicos.

Por si esto no fuera suficiente, se trata de un programa muy inteligente y valiente donde las muchachas, los muchachos y sus invitados, bajo la conducción de María José Alonso Soberanis, dicen cosas particularmente críticas de lo que pasa con ellos, el arte y la cultura.

Se llama “No me joven” porque cada vez que una chava o que un chavo pide algo, lo que normalmente le responden es: ¡No, joven…! Y agregan cualquier pretexto.

Bueno, pues aquí, eso se acabó. Nunca más las van no los van a “no-jovenear”.

¿Cuál es la nota? Primero, el hecho histórico de que el canal público de la Ciudad de México le abra sus puertas a los estudiantes.

Segundo, que la UAM le esté aportando una experiencia tan rica a sus alumnas y alumnos.

Tercero, que esto abre el debate hacia lugares valiosísimos e inesperados.

Y cuarto, que acaba con esa falsa idea de que las y los jóvenes no ven televisión, no hacen televisión.

Aquí no sólo ven y hacen televisión, ven y hacen televisión pública. ¿Se da cuenta de lo que esto representa?

Por favor véalo pero, sobre todo, escúchelo. Lo que se dice ahí es mil veces más importante que lo que se dice en otras partes. Lo encuentra gratis en YouTube. ¡Felicidades!


  • Álvaro Cueva
  • contactoalvarocueva@gmail.com
  • Es el crítico de televisión más respetado de México. Habita en el multiverso de la comunicación donde escribe, conduce, entrevista, da clases y conferencias desde 1987. publica de lunes a viernes su columna El pozo de los deseos reprimidos.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.