"Sierra madre, prohibido pasar" de MAX

Ciudad de México /

Por primera vez, en 37 años que tengo de dedicarme a la crítica profesional, voy a hacer dos lecturas de una misma serie. La primera, como un crítico global. Para todos los mercados. La segunda, como un hombre de Monterrey. Para el público del estado de Nuevo León. Por favor tome nota.

EL CRÍTICO GLOBAL

Mucha gente, en muchos países, especialmente de América Latina, soñaban con que se hiciera algo como “Succession” pero desde nuestra perspectiva, con nuestra gente, con nuestra cultura.

Ya está. Su sueño se convirtió en realidad. Esto se llama “Sierra Madre, prohibido pasar” y se estrena este domingo 21 de abril en la plataforma MAX.

¿De veras, de veras “Sierra Madre” es tan buena como “Succession”?

Sí, sólo que hay que entender el contexto, los mercados y el respaldo corporativo.

“Succession” era una gran indirecta para ciertas personas, para ciertas familias, de las más ricas y poderosas de Estados Unidos.

Como Estados Unidos es la máxima potencia creadora y consumidora de contenidos de los cinco continentes, todo el mundo entendió y tanto HBO como MAX no escatimaron ni en producción ni en promoción.

Fue un proyecto que nació para ganarlo todo, desde el “rating” hasta los premios.

“Sierra Madre” es una gran indirecta para ciertas personas, para ciertas familias, de las más ricas y poderosas no sólo de México, de toda Latinoamérica.

Pero, ojo, Nuevo León no es la máxima potencia creadora y consumidora de contenidos de los cinco continentes, no todo el mundo está familiarizado con sus peculiaridades y aunque MAX ha hecho grandes esfuerzos de promoción, esto no viaja igual que las superproducciones estadounidenses.

¿Entonces no nació para ganar? Sí, porque local es global, pero se van a necesitar explicaciones, podcasts y muchos apoyos más para que ocupe el lugar que merece.

¿Y cuál es ese lugar? El de las grandes historias de la gente rica, pero perversa, como “Dallas” y “Dinastía” en su momento, pero en la realidad de 2024.

“Sierra Madre” es un prodigioso drama que va de lo más íntimo a lo más social, creado por Gabriel Nuncio (“El comediante”) y Diego Enrique Osorno (“El show, crónica de un asesinato”), con un reparto espectacular y tremendos valores de producción.

Alejandra Márquez (“El norte sobre el vacío”) hace, una vez más un trabajo exquisito de dirección. Todo, absolutamente todo, está cuidado al extremo, dice cosas, se relaciona.

Sí estamos ante algo muy importante, increíblemente distinto a cualquier otra cosa que se haya hecho, en este sentido, en la historia de nuestros contenidos. Luche por verla a partir de este domingo en MAX. Le va a gustar. De veras que sí.

EL HOMBRE DE MONTERREY

Ahora sí San Pedro va a temblar. Desde los tiempos de “The Monterrey News” que nadie se atrevía a denunciar el lado oscuro de Nuevo León.

La diferencia es que esta serie de MAX es cabrona. Va a donde tiene que ir: los nombres, las marcas, los empresarios, los políticos, los delincuentes.

No se necesita vivir en Garza García para detectar quién es quién en esta monumental obra que dice cosas que duelen, que asustan, que ahí están y que nadie había querido (o podido) reconocer.

Cuando vi esto, me fui de espaldas. En otros tiempos, alguien la hubiera comprado para desaparecerla. ¡Hasta el gobierno hubiera intervenido para censurarla!

Porque no es lo mismo que a uno le cuenten un chisme sobre los ricos o que le pongan un ejercicio periodístico, a verlo dramatizado con algunos de los mejores actores, escritores y directores de todo México.

“Sierra Madre” va tan en serio que hasta el acento con el que hablan los personajes está cuidado.

Yo no sé cómo le hicieron esos chilangos para hablar como regios sin dejar de conectar en términos emocionales, pero lo lograron. ¡Hasta la chicas que hacen a las “niñas bien”!

Y a mí me da miedo porque es mucha la porquería que sale a flote. Porquería humana. Porquería social.

Yo no sé qué admiro más de este texto escrito, entre otros guionistas, por Alo Valenzuela (“Ruido”): si la redondez estructural de cada personaje, la pulcritud de cada escena o la precisión quirúrgica de cada frase.

Cuando hablan de “La isla”, del cabrito o del miedo que le da a la gente de San Pedro ir a Monterrey, uno no siente que esté viendo una serie.

Es la realidad. Es como un documental. Es algo muy nuevo, duro. Me encantaría ver la cara de algunas personas cuando estén frente a este espejo, a esta lente de aumento.

No dudo que le vayan a querer hacer un cerco informativo, una campaña de silencio, de desprestigio.

Pero todo San Pedro la va a ver aunque sea a escondidas. No hay manera de escapar de este admirable acto de valentía.

Qué pena que haya tenido que ser una corporación internacional como Warner Bros. Discovery la que autorizara la producción de esta propuesta.

Pero me queda claro que ninguna marca mexicana se hubiera atrevido a llegar tan lejos cuando los intereses de “Sierra Madre” están en tantas partes.

Véala. Pero véala completa. De mí se acuerda.

  • Álvaro Cueva
  • contactoalvarocueva@gmail.com
  • Es el crítico de televisión más respetado de México. Habita en el multiverso de la comunicación donde escribe, conduce, entrevista, da clases y conferencias desde 1987. publica de lunes a viernes su columna El pozo de los deseos reprimidos.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.