Caso Ayotzinapa: sumas que restan

  • Columna de Ángel Aguirre Rivero
  • Ángel Aguirre Rivero

Ciudad de México /

Este año se cumplirán diez años de la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa sin que la verdad, la justicia y la reconciliación lleguen, lastimando a todos los que somos parte de esta amarga historia.

A lo largo de esta década he sido objeto de señalamientos sin sustento, insinuaciones y juicios de valor por parte de uno de los abogados, quien es muy propenso a aparecer en los medios de comunicación; me refiero a Vidulfo Rosales, el mismo que llamó “indios piojosos” a los padres de los estudiantes (El Universal, 13 de abril de 2016).

Esa declaración del abogado Vidulfo Rosales muestra su verdadera personalidad, es profundamente lamentable y contraria a los principios éticos de los abogados, especialmente en casos tan delicados como éste.

En todo este tiempo he mantenido una actitud de no confrontación con este abogado, porque hacer caso a sus infundios es caer en su juego de escándalos, que es a lo que le ha apostado para ganar notoriedad pública y cobrar lo que le pagan por llevar esa representación.

Pero creo que también es necesario hacer un balance de la actuación de la coayuvancia legal que se ha brindado, así como de sus resultados.

Apostar al conflicto como vía de presión ha sido una táctica recurrente de los asesores que llevan este caso, y esto incluye desencuentros con el propio Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). A lo largo del proceso ha habido momentos de tensión y desacuerdo en cuanto a las conclusiones y las acciones a seguir.

Es público que los abogados de los padres de los 43 han incurrido en conflictos con el gobierno federal. El presidente López Obrador ha señalado que han interferido en la comunicación directa entre el gobierno y los padres de los normalistas.

El Presidente ha criticado el papel de los abogados en la liberación de detenidos relacionados con el caso Ayotzinapa.

En particular, López Obrador ha señalado que los abogados han contribuido a que las familias rechacen recibir información importante sobre el caso.

El Presidente sugirió que los abogados actuaron como si no quisieran que el caso se aclarara ( “AMLO se queja de abogados de los padres de normalistas de Ayotzinapa: ‘No quiero intermediarios’” / Infobae, 3 de octubre de 2023, https://bit.ly/42OLPmm).

Además, López Obrador criticó a los abogados por su papel en la liberación de detenidos relacionados con el caso, argumentando que su intervención ha obstaculizado los avances en la investigación y resolución del mismo (“Ayotzinapa | Por defensores de DDHH se liberó a detenidos, acusa AMLO”, 14 de diciembre de 2023 / Aristegui Noticias, https://bit.ly/4bGMPNH).

La búsqueda de verdad y justicia en este caso ha sido larga y llena de obstáculos.

Al final del día, lo que cuentan son los resultados y las discrepancias han sido un obstáculo para la investigación. Así es difícil avanzar en la búsqueda de la verdad.

La desaparición de los normalistas sigue como una herida abierta, lastima a todos, por supuesto más a sus padres; es un caso complejo y doloroso, pero hay sumas que restan. Por eso es importante que todas las partes involucradas actúen con responsabilidad para que se haga justicia.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.