Conviviendo con el calor

Estado de México /

Vivimos momentos de temperatura extrema que generan diversas sensaciones entre ellas el cansancio, dolor de cabeza, y desde luego mucha sed; ante este escenario, podemos pensar que las plantas y animales están pasándola muy mal también, como lo manifiestan reportes recientes sobre la muerte por golpe de calor de 273 monos aulladores conocidos también como saraguatos, así mismo nos enteramos de la muerte de aves silvestres, cotorros, loros , tucanes en la huasteca potosina, así como ardillas, murciélagos y otros mamíferos y si sumamos incendios forestales el escenario es mas caótico y poco prometedor.

Sin embargo  también se destacan plantas que resisten altas temperaturas mediante las adaptaciones de sus estructuras, logrando sobrevivir enfrentando con estas modificaciones, el reto que significa almacenar agua, son plantas hermosas, apreciadas como ornamento y por su resistencia a las condiciones adversas a que los humanos a veces las sometemos.

Estas espectaculares plantas son las ampliamente conocidas como suculentas, parte de la familia de los Cactus, su nombre proviene del latín “sucus” que significa jugo o savia, ya que estas maravillas de la biodiversidad se modificaron para almacenar agua en su completa estructura: tallo, hojas, raíces, además su tejido epidérmico es grueso y encerado para proteger su valiosa y fundamental carga que es el agua.

Sus formas son diversas y con múltiples adaptaciones como las espinas que las protegen de los depredadores y procuran sombra, algo interesante sucede en época de lluvias, algunas cactáceas producen hojas temporales engrosando también su tallo para funcionar como una esponja que almacena más agua, y que para no perderla abren sus estomas por la noche realizando la captura de dióxido de carbono para la fotosíntesis

Por las virtudes y beneficios de las suculentas y cactáceas en general, han sido aprovechadas desde las sociedades más antiguas, como alimento, y medicamento, materia prima, y herramienta, además se utilizan desde tiempos remotos para producir bebidas muy disfrutables y emblemáticas como el tequila.

Las ejemplares y admirables suculentas nos enseñan el arte de ahorrar y administrar el agua, y cómo adaptarse estratégicamente a las altas temperaturas para mantenerse en el planeta, estrategias de ahorro del vital líquido que podemos diseñar para nuestra cotidianía y sobrevivir mejor como las cactáceas. 


  • Arlette López
  • Facultad de Estudios Superiores Iztacala UNAM
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.