El asalto a la razón

Moncada: gloria y desdicha de Cuba

Carlos Marín

Al tiempo que Pablo Milanés denunciaba el suplicio del pueblo cubano “que se ha sacrificado y lo ha dado todo durante décadas para sostener un régimen que al final lo que hace es encarcelarlo”, el presidente López Obrador aventuraba que “esa isla debe ser considerada como la nueva Numancia por su ejemplo de resistencia, y pienso que por esa misma razón debiera ser declarada patrimonio de la humanidad”.

“Resistencia numantina” es frase para quienes prefieren matarse que vivir sometidos. Numancia fue una localidad celtíbera de Castilla y León, España, donde, ante el asedio de las legiones romanas (133 AC) sus pobladores optaron por el suicidio en vez de rendirse (como lo hicieron 200 años después los zelotes israelitas en Masada).

Este 26 de julio se cumplen 68 años del asalto que comandó Fidel Castro al cuartel Moncada y dio inicio a la revolución.

Ante representantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe que integran los mismos de la OEA pero sin Estados Unidos y Canadá, López Obrador había dicho:

“Washington nunca ha dejado de realizar operaciones abiertas o encubiertas contra los países independientes situados al sur del Río Bravo. La influencia de la política exterior de Estados Unidos es predominante en América. Solo existe un caso especial, el de Cuba, el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia enfrentando políticamente a los Estados Unidos. Podemos estar de acuerdo o no con la Revolución Cubana y con su gobierno, pero el haber resistido 62 años sin sometimiento es toda una hazaña. Puede que mis palabras provoquen enojo en algunos o en muchos pero, como dice la canción de René Pérez Joglar, de Calle 13, yo siempre digo lo que pienso”.

Simultáneamente Milanés, fundador (con Silvio Rodríguez y Noel Nicola) de la memorable nueva trova cubana que tanto apoyó al castrismo, difundía el mensaje en que recordó:

“Desde hace mucho tiempo he venido expresando las injusticias y errores en la política y gobierno de mi país. En el año 1992 tuve la convicción de que definitivamente el sistema cubano había fracasado y lo denuncié. Ahora reitero mis pronunciamientos y confío en el pueblo cubano para buscar el mejor sistema posible de convivencia y prosperidad, con libertades plenas, sin represión y sin hambre. Creo en los jóvenes, que con la ayuda de todos los cubanos, deben ser y serán el motor del cambio. A los 78 años seguiré expresando estas mismas opiniones mientras mi salud me lo permita”.

Y es que, mucho más que la “resistencia” del pueblo cubano al embargo del “imperialismo yanqui”, lo que se le debe reconocer es el aguante que por generaciones ha tenido para soportar la inepta, siniestra y corrupta tiranía que lo mantiene sometido.

¿AMLO ignora que con todo y “bloqueo” EU es el mayor proveedor de alimentos, productos agrícolas, medicinas y equipamiento que Cuba importa pagándolos en efectivo y que nueve sitios son patrimonio de la humanidad, el reconocimiento que otorga la UNESCO a lugares y jamás a países…?


Carlos Marín

cmarin@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS