El costo de las renuncias y las campañas

Ciudad de México /

La carrera por la candidatura de Morena, primero, y después por la Presidencia será eterna. Un año completo de campaña. Y falta, porque en algún momento habrá de arrancar un proceso que, suponemos, será similar en los partidos de oposición.

Es claro que todos los aspirantes ya estaban en campaña, pero ahora será mucho más intenso cuando el domingo su partido les dé el banderazo oficial.

Sea como sea, tal vez bordeando los límites de lo legal, pero hasta hoy Claudia Sheinbaum ha basado su exposición mediática y en redes sociales en su trabajo como jefa de Gobierno. Ningún evento es pequeño para hacerlo un buen video y promoverse, sus giras a los estados van con la etiqueta de lo que se ha hecho en la ciudad, sus conferencias de prensa, sus entrevistas, tienen como pretexto los temas de gobierno y es ahí donde aprovecha para hacer política, los conciertos masivos… en fin. Si Claudia renuncia en los próximos días no podrá inaugurar como jefa de Gobierno algunos de sus proyectos, la Línea 1 el más importante, será alguien más. Veremos qué nos dice el lunes después de que se hagan oficiales las reglas.

Adán Augusto ha podido recorrer el país y que en diferentes estados le organicen eventos porque es secretario de Gobernación. Es por eso por lo que lo reciben gobernadores donde le gritan “presidente”. Es el puesto el que al tabasqueño le ha regalado una presencia mediática y, por lo tanto, algún reconocimiento entre la población. Pero si lo que hasta ahora se ha filtrado sobre las reglas que puso el Presidente es cierto, los gobernadores morenistas tendrán que, por fin, abstenerse de ayudar a su preferido.

Por su posición en el gabinete, Ebrard la tuvo más complicada; siempre es complicado andar viajando por el país y argumentar que era importante para su trabajo en la cancillería, pero por su larga historia en la política se ha mantenido más o menos cerca de Sheinbaum en las encuestas.

Lo largo de estas campañas tiene una consecuencia inmediata, como es muy claro en Estados Unidos: sin la plataforma de un puesto en el gobierno, para elevar el reconocimiento nacional se necesita dinero, mucho dinero. Y ese dinero crea compromisos a futuro. ¿Cuáles serán las reglas respecto al dinero para esas precampañas? ¿Quién las monitoreará y las fiscalizará? 


  • Carlos Puig
  • carlos.puig@milenio.com
  • Periodista. Milenio TV, Milenio Diario y digital, de lunes a viernes. Escucho asicomosuena.mx todo el tiempo.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.