Duda razonable

El mito de la contención migrante

Carlos Puig

Ayer el Presidente lo volvió a decir, pero ha sido el discurso del gobierno desde que cediera al chantaje de Donald Trump para volvernos el muro de contención de la ola migratoria en nuestra frontera sur: los estamos protegiendo, porque el viaje hasta EU está lleno de peligros.

El discurso de frontera abierta, visas humanitarias o de trabajo cayó por su propio peso. Quienes toman la decisión de migrar en su mayoría es porque quieren llegar a EU, donde tienen amigos o parientes que ya viven allá.

Y por otro lado, había que demostrar que algo se estaba haciendo en la frontera sur para que los vecinos del norte no se molestaran.

Pero la verdad es que el asunto de la contención, Guardia Nacional e Instituto Nacional de Migración abusando de migrantes, es más un trágico espectáculo para mostrar a Washington que una medida eficaz o eficiente. Los números de migrantes detenidos en la frontera así lo muestran.

Como lo muestran los mismos datos que ayer dio el Presidente de migrantes “rescatados” en varios estados mexicanos que estaban atrapados por las organizaciones delictivas de traficantes en espera de pagos por su traslado.

La inmensa mayoría de los migrantes llegan a México gracias a un aparato criminal de tráfico de seres humanos bien organizado, muy caro para quienes lo usan, en acuerdos de complicidad con instituciones de todos los niveles de gobierno en varios países.

De hecho, las caravanas, y ahora las de haitianos con mayor razón, son en su mayoría las integradas por migrantes con menos recursos que no tienen para pagar los miles de dólares que cobran las organizaciones criminales, dizque asegurando una llegada a la frontera, y piensan que agrupándose para cruzar México se protegen mejor y, hasta hace poco, impedían la acción de la autoridad.

Detener a madrazos un par de caravanas de unos cientos es un vergonzoso espectáculo que servirá para el jueves presumirlo en la reunión de alto nivel en Washington, pero ambos gobiernos deben entender que eso no cambiará la realidad de un problema que necesita de políticas públicas diferentes, presupuesto diferentes, visiones diferentes a la de la inútil “contención”, porque si no, todo seguirá siendo igual y la crisis solo será cada vez mayor.

@puigcarlos

OPINIONES MÁS VISTAS