Uno hasta el fondo

El rescate cultural canadiense. Memorias del coronavirus/ LXVII

Gil Gamés

Domingo 5 de junio de 2020. 6:50 am. Año de Leona Vicario. Suena el timbre insistentemente. ¿Se encuentra doña Leona? Andrés Quintana Roo, pareja sentimental (así se dice) de Leona, se encontraba creando versos. ¡Ay!, Andy, recibe el paquete, carambas, yo estoy planeando la Independencia de México y horneando coyotas. Todo yo, todo yo, farfulla don Andrés.

El sobre contenía un documento que Gil pone a disposición de sus lectores, lectoras y lecteres (hay que ser incluyentes):

El 8 de mayo de 2020, el Ministerio del Patrimonio Canadiense (equivalente al ministerio de Cultura en otros países), encabezado por Steven Guilbeaut, emitió un comunicado de prensa:

“Estamos orgullosos de enfrentar juntos estos tiempos difíciles con las comunidades culturales, patrimoniales y deportivas. Reconocemos que los sectores culturales, patrimoniales y deportivos, en toda su diversidad, fortalecen el desarrollo de nuestras comunidades e identidad nacional. Son contribuyentes principalísimos a la economía canadiense”, manifestó el ministro Guilbeaut.

Gil informa: los fondos incluyen cerca de 326.8 millones de dólares canadienses para ser administrados por el Ministerio del Patrimonio Canadiense y divididos entre agencias y departamentos cuidadosamente seleccionados.

Habrá 198.3 millones de dólares canadienses provistos para beneficiarios de programas nacionales de arte y cultura, así como otras organizaciones que demuestren sus necesidades.

Habrá 72 millones para el sector deportivo. 53 millones para el sector patrimonial, vía un componente de emergencia en el Programa de Asistencia a Museos. 55 millones adicionales para ser distribuidos por el Consejo Canadiense de las Artes. 3.5 millones para proyectos relacionados con el coronavirus bajo la Iniciativa Ciudadana Digital. 115.8 millones para respaldar el sector audiovisual canadiense, distribuidos por el Fondo de los Medios Canadienses (88.8 millones) y Telefilm Canadá (27 millones). El uso de otros fondos disponibles se irá evaluando en función de las necesidades del sector.

***

12:30 pm.

El plan de rescate canadiense se propone ayudar a las organizaciones culturales, patrimoniales y deportivas a “mantener operaciones mientras continúa el apoyo a artistas y atletas, así como la retención de empleos”.

A las medidas anunciadas por el Fondo de Respuesta, se añaden el Subsidio de Emergencia al Salario Canadiense, el Programa de Disponibilidad Crediticia para Negocios y la Asistencia Canadiense para la Renta Comercial de Emergencia destinada al apoyo de pequeñas empresas.

El 18 de junio de 2020, Guilbeaut emitió un comunicado de prensa donde se anunció la segunda fase de apoyos al sector:

“Hemos establecido la meta de ayudar a tantas organizaciones como sea posible. Es por eso que nuestro gobierno ha tomado medidas para respaldar a estos sectores vitales de nuestra economía y ayudarlos a enfrentar la pandemia del Covid-19. Queremos asegurarnos de que puedan sobrevivir a esta crisis y regresar más fuertes cuando ésta se encuentre a nuestras espaldas”.

El ministro anunció medidas para apoyar al sector de los museos así como al Fondo de Apoyo de Emergencia para Organizaciones Culturales, Patrimoniales y Deportivas: Se destinarán 25.7 millones de dólares canadienses en financiamiento adicional para los museos nacionales. Los 25.7 millones canadienses para estas instituciones son una inversión de emergencia con el fin de “mantener los servicios esenciales y que estén listos para la reapertura” cuando la contingencia se levante.

Estas instituciones son “esenciales para la preservación y presentación de nuestros tesoros artísticos, culturales e históricos. Además, protegerán empleos de los cuales dependen muchos canadienses”.

Se anunció también un fondo de 500 millones de dólares para el mantenimiento de empleos y apoyo a la continuidad de empresas y organizaciones culturales impactadas por la crisis.

Estos fondos de emergencia son complementarios a otras medidas generales de apoyo a empresas como subsidios al salario o pequeños préstamos a empresas pequeñas. La medida no intenta compensar todas las pérdidas de ingresos, sino asegurar la continuidad en la operación de las organizaciones y ayudarlas a cumplir sus compromisos financieros de corto plazo.

Gil cavila: en México, con 600 millones de pesos, no más, bien repartidos, muchas editoriales y librerías no cerrarían; compañías de teatro, grupos de danza no desaparecerían y, en combinación con apoyos privados, el cine podría tener un respiro. Esto no ocurrirá. No le interesa a un gobierno que confunde miserabilismo y cultura. Y privilegia al primero.


Gil s’en va
gil.games@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS