Crónica

El sonido como género periodístico

Hugo Roca Joglar

En la música de Nancy Zahmer vibra una vocación por la no ficción, antes de canto hay una rigurosa investigación sobre la realidad, y si su sonido destaca por una intensidad concisa y narrativa es debido a esa raíz periodística.

Para escribir “Julia de noche”, me informé con noticias, estadísticas y publicaciones en sitios como Serendipia Digital, donde recabaron 200 testimonios de secuestros en el metro de CdMx y mapearon los sitios más vulnerables. Quería contar varias historias, pero al final elegí dos con las que me identifiqué y son el eje de esta canción donde busco visibilizar la violencia normalizada hacia las mujeres desde el respeto. Me interesó la posibilidad de grabar varias voces y coros como una manera de gritarle al mundo: “no estamos solas, somos muchas y somos una misma voz”.

Esta hermandad trasciende a la letra (que incluye un pasaje recitado donde de pronto varias mujeres gritan “se asesinan 10 diario, ¡vivas nos queremos todas!”) y se refleja en la música, cuyas búsquedas evaden atmósferas fúnebres o solitarias y se articulan en torno al baile, específicamente a la estructura de un son con ritmo de tumbao desde donde las múltiples voces adquieren una conmovedora potencia al tejer su indignación en torno a una misma danza de dolor y de rabia.

Me interesaba reflejar el folclor de Ciudad México y que se sintiera el ritmo cotidiano de una ciudad que nunca para, donde siempre hay movimiento y la música está presente en todos lados con ritmos muy arraigados a nuestra identidad mexicana: un son, una salsa, una cumbia. Me gusta crear diferentes atmósferas dentro de una canción como una manera de aportar dinamismo y sorpresa a cada parte de la historia. A veces cuando compongo pienso: “esta letra me gusta para un ritmo reggae, pero luego la pruebo en un son y también me gusta”, finalmente termino por elegir diferentes dinámicas y cambios de ritmos. También me influyó la poesía de Rubén Blades, Héctor Lavoe, Cheo Feliciano (del sello neoyorquino Fania Records), una generación musical combativa.

En la música de Nancy Zahmer la no ficción adquiere una brutal contundencia. Sucede lo mismo que con los textos sagrados: su espiritualidad se pierde cuando son leídos y no cantados. La canción, y por lo tanto el sonido, es el género periodístico más bello, contundente y conciso.

Mis carreras de periodista y cantante son muy demandantes y he procurado darle a cada una su tiempo y espacio, pero luego hay ocasiones en las que convergen y van de la mano, como es el caso de “Julia de noche” y también de canciones como “Marcelina” y “Gabriela” (que saldrán en junio como parte del álbum Raíces), donde la letra parte de entrevistas que le hice a mujeres mexicanas”.

OPINIONES MÁS VISTAS