La ciudad de las prisas en el arte

Ciudad de México /

Es una exhibición de artes visuales, pinturas, escultura, grabado, fotografía, dibujo, instalación y maquetas cuyos autores, artistas mexiquenses y capitalinos, del colectivo Trashumante, plasman la dinámica que existe entre la capital del país y el Estado de México, cuya idea tiene como base el libro Ciudades invisibles, del escritor italiano Ítalo Calvino.

Según cifras del Banco Mundial, alrededor del 56 por ciento de la población en el mundo —4400 millones de habitantes— habita en ciudades, contextualiza Alfredo Matus, director de la galería José María Velasco de Tepito, donde se presenta la obra. “Si esta tendencia continúa, ya que la población urbana se estima aumentará a más del doble para 2050, resultará que casi 7 de cada 10 personas habitarán en una urbe”.


“Esta exhibición trata sobre una de las cualidades que Ítalo Calvino observó en su libro Las ciudades invisibles, que habla sobre el dinamismo y sobre las lógicas y las interacciones raciales”, comenta Erick Rojas Méndez, Erich, artista participante y curador de la obra.

—Toman como base la obra Ítalo Calvino.

—Sí, claro; Las ciudades invisibles es un libro donde Calvino, a través de su portavoz, Marco Polo, le comenta que en sus viajes se ha encontrado con miles de ciudades.

—Y esas ciudades tienen sus particularidades.

—Sí, su principal particularidad es que tienen nombres de mujer; entonces, nosotros, al observar este libro, decidimos aunarle una ciudad que se llamara Premura, precisamente buscando la posibilidad de mostrar y representar estas dinámicas que suceden en las ciudades y que nosotros transfiguramos y trasladamos en nuestras obras visuales.

***


Nosotros creemos que la prisa ha sido un elemento fundamental en la creación de las ciudades. Desde la idea del progreso éste tiene que ver con las dinámicas de rapidez. Entonces, para nosotros, uno de los elementos principales es que las ciudades han crecido tanto, pero a la vez caóticamente, que la prisa es el elemento que sigue incesante.

Es una interpretación colectiva.

Somos un colectivo que nos juntamos para interactuar a través de nuestras obras. La prisa, o la ciudad de Premura, no la estamos proyectando como una cuestión futura, sino más bien imaginaria.

Al mismo tiempo que Ítalo Calvino, en sus Ciudades invisibles, describe ciudades que pueden o no existir, nosotros quisimos pensar en los lugares de donde venimos, que es la Ciudad de México y el Estado de México; como los encuentros en el traslado de los que venimos a la ciudad, pues notamos estas apuraciones que tiene la gente por llegar a su trabajo o trasladarse a sus hogares. Es donde estas interacciones sociales empiezan a suceder.

Otro ejemplo es el hacinamiento.

El hacinamiento es una problemática urbana donde las familias empiezan a convivir de manera obligada en lugares específicos. Precisamente en estas mismas dinámicas sociales que nosotros observamos, como el ir en el transporte público; creemos que eso es lo que empieza a dictar la lógica de la vida de una ciudad.

Al trasladarnos a nuestros espacios de trabajo, a nuestros espacios de estudio, a nuestros espacios recreativos llevamos el tiempo contabilizado, pero justamente cada uno de nuestros tiempos se vuelven diferentes, los cuales chocan entre sí. Eso hace un caos y es cuando la prisa emerge.

Mi obra, por ejemplo, trata sobre la organización por parte del Estado para mantener control. Es decir, los métodos policiacos y de la Secretaría de la Defensa, los cuales han sido utilizados, precisamente, para establecer los regímenes sobre el comportamiento de la sociedad civil”.

¿Pero cómo es que yo me acerco a ello?

A través de un lenguaje infantil. Desde la cuestión pueril yo logro poner un ápice del concepto de juego como este inicio de la violencia y este inicio de la catástrofe de la pugna por el control y el poder de una sociedad.


***

En la exposición existe un contraste que se refleja en un alargado lienzo sobre el que la artista plástica Zaira Guadalupe Soto Reyes, oriunda de Ixtlahuaca, Estado de México, estampó alrededor de 300 flores silvestres de plantas que crecen en ese municipio. La representación que hacen en Premura, explica, es como si se tratara de la ciudad en diferentes ámbitos.

“Yo lo veo como una estructura antropológica, incluso sociológica; entonces, lo que yo traigo forma parte de los animales, de la flora, de la fauna”, expone Zaira, quien ha incursionado en algunas áreas del grabado, como la litografía, xilografía, además de la fotografía análoga/digital.

La licenciada en Artes Plástica, con especialidad en pintura, grabado y fotografía describe: “Mi cuerpo de obra está centrado en representar la relación existente entre la naturaleza y su uso social en la región norte del Estado de México”.

Y añade, entre otros nociones, como se puede observar en su exposición: “Soy coleccionista de elementos de la naturaleza como aves, insectos, plantas, cráneos, pequeños mamíferos y demás elementos orgánicos originarios del norte del Estado de México”.

—¿En qué pensaste cuando creaste tu obra?

—Yo lo vinculo con los premuritas; estos serían habitantes de Premura. Las esculturas son una parte híbrida entre esa representación de los premuritas, que son entre seres humanos y una conformación de plantas y animales.

Y es que en su exposición, que abarca un espacio con varias de sus obras, destacan esculturas de rostros adornados con figuras en realce.

—¿Las esculturas, en lugar de pelo, qué tienen?

—Animales, plantas; no son quimeras, sino seres híbridos.

—Y además ese lienzo…

—Sí, yo traigo un paisaje estampado con una técnica de origen japonés; son más de 300flores mirasoles, que así le llamamos —describe Soto Reyes—. “Es muy característico en esa zona del Estado de México, donde esta planta forma un panorama de color rosa; son campos inmensos. Es un horizonte.

—Y también hay otros…

—Justamente lo más interesante es que es una representación del uso de las plantas medicinales dentro de la comunidad mazahua; por ejemplo, esta El epazote de perro, la Cola de borrego, El diente de León, La Ruda, La Santa María. Cada uno de estos grabados está relacionado con la función o su forma en que cada la planta cura el cuerpo.

—Y los seres nonatos…o cómo se les podría llamar.

—¿Los de los frascos? Pues digamos que es la parte de esta seudo ciencia. Mi sueño de niña era ser bióloga naturalista; entonces de ahí viene, sobre todo se relaciona con una parte más personal del contexto del que yo provengo…

—¿Por eso los animales?

—La mayoría de los animales que están expuestos son animales de compañía, como gatos o perritos; y hay otros, como pollos, aves, pequeñas partes de ratas, insectos, escarabajos, todo lo que tiene que ver con el contexto de donde yo provengo…No soy coleccionista, sino una especie de recolectora de materia orgánica. Mi trabajo lo he vinculado, desde siempre, con las plantas, los animales y todo lo que me rodea.

Y así, entre premuras y premuritas, está formada esta exposición que representa la dinámica de una de las ciudades más grandes del mundo y el Estado de México, la entidad más poblada del territorio nacional.


  • Humberto Ríos Navarrete
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.