El Santo Grial

“15 causas de despido sin obligación a indemnizar”

Iván Lavín

La Ley Federal del Trabajo en su artículo 47 contempla las 15 causas de recisión de contrato sin obligatoriedad para el empleador de indemnizar al empleado, lo que pone en la mira las posibilidades que como patrón (término bastante arcaico y viejo) debes de considerar a fin de evitar una posible demanda y por supuesto cuidando y comprendiendo que la separación de un colaborador, siempre será un trámite por demás trascendente en la empresa y por lo tanto, poner toda la atención debida.

A continuación, te presento las quince causales de despido que libran de una liquidación o indemnización al empleador o empresa, no sin antes dejar de recordarte que deberás dar aviso personalmente al trabajador en el momento mismo del despido o bien, comunicarlo al Tribunal competente, dentro de los cinco días hábiles siguientes:

1. Información falsa: Engañar al patrón con certificados falsos o referencias que le atribuyan al trabajador capacidad, aptitudes o facultades que no tenga. Esta causa de rescisión no tendrá efecto si el empleado tiene más de 30 días de prestar sus servicios. 

Un ejemplo de esta causal puede ser el presentar un título apócrifo o documentación referente a cursos de habilidades o competencias, certificaciones o cartas de recomendación fraudulentas.

2. Falta de Probidad y Honradez y Actos de violencia contra superiores:

Faltas de probidad podemos mencionar algunos tales como:

a) Realizar en horario de trabajo actividades diferentes al trabajo contratado.

b) Prestar simultáneamente los servicios en alguna empresa del mismo giro, ello porque ayuda a la competencia.

c) Disponer para fines particulares de las herramientas de trabajo, cuando han sido proporcionadas por el patrón.

d) Dormir durante el horario de trabajo, es falta de probidad porque no se está desempeñando el servicio contratado en el tiempo y forma convenidos.

e) Extraer los productos que comercializa la empresa sin el conocimiento del patrón.

f) Es de destacar que al citar probidad también se hace referencia a la honradez; al respecto, se considera que la fracción se refiere no sólo a la falta de honradez en el proceder, sino también en el actuar, así lo confirma la tesis jurisprudencial 847 emitida por la Cuarta Sala, misma que se transcribe a continuación:

FALTA DE PROBIDAD, LA CONSTITUYE EL HECHO DE DISPONER DE BIENES DEL PATRON CUALQUIERA QUE SEA SU VALOR. 

No es el monto de lo dispuesto indebidamente por el trabajador lo que determina que su conducta sea irregular, sino el hecho en sí de disponer de los bienes del patrón, y esto constituye una falta de probidad que autoriza a rescindir el contrato de trabajo.

En el caso de los actos de violencia destaca que sólo con excepción de la defensa propia, el trabajador puede ser despedido por el patrón si incurre durante su jornada laboral en actos de violencia, amagos o injurias en contra del empleador, sus familiares, personal directivo o administrativo de la empresa, clientes o proveedores. 

Así que los insultos, amenazas o incluso golpes son una causal inequívoca para dar la baja del colaborador sin indemnización, más aún puede el empleado hacerse acreedor a una denuncia de carácter penal que lo pueda privar de su libertad.

3. Actos de violencia contra compañeros: Los mismos actos (salvo defensa propia) son causa de rescisión si el trabajador los comete en contra de sus compañeros de trabajo y como consecuencia de ello, se altera la disciplina del centro de trabajo. 

Las agresiones en todas sus manifestaciones a compañeros o subalternos también se consideran como una causal de baja sin que obligue al empleador a una indemnización.

4. Actos de violencia fuera del trabajo: De igual manera, realizar estas acciones fuera de la jornada laboral contra el patrón, sus familiares o personal directivo o administrativo también puede ser causa de despido, “si son de tal manera graves que hagan imposible el cumplimiento de la relación de trabajo”, agrega la Ley. 

Es decir que el apartado 2 se extiende a situaciones incluso fuera del ámbito o territorio laboral, es decir a sus domicilios particulares o lugares externos al domicilio laboral.

5. Daño de instalaciones: Dañar intencionalmente materiales o herramientas de trabajo. 

Es decir, todo objeto relacionado con la actividad laboral, incluyendo los edificios. Abusar, destruir o maltratar intencionalmente equipos, herramientas, materiales o cualquier artículo que sea de uso laboral y propiedad de la empresa, es una causal más de despido justificado.

6. Negligencia: Estos daños a los objetos inherentes al trabajo también pueden ser causa de despido cuando no sean intencionales, pero sí por negligencia. 

Si el daño a cualquier material, herramienta o equipo propio de la empresa fue de tal gravedad, aunque el móvil no haya sido la intención, por ejemplo: 

toda acción temeraria, descuidada o negligente, de tal magnitud que no admite excusa, la impericia en el actuar o la falta de cuidado en la conducta que provoca un accidente en perjuicio propio o de sus compañeros acción temeraria, descuidada o negligente, de tal magnitud que no admite excusa.

7. Imprudencia: Comprometer la seguridad del centro de trabajo o de los compañeros por imprudencia o un descuido “inexcusable” también es un supuesto en el que el patrón puede despedir al empleado sin tener responsabilidad. 

Ejemplo no usar el equipo de protección personal (casco, botas de protección, etc.) y, que la empresa dispone para el cuidado de la integridad del colaborador y resto del equipo, o usar inadecuadamente una máquina que pusiera en peligro al colaborador o compañeros.

8. Acoso y hostigamiento: El acoso u hostigamiento sexual contra cualquier persona en el centro de trabajo, así como cualquier acto inmoral. 

La manifestación de cualquier acto de acoso u hostigamiento como petición de favores sexuales, insultos, observaciones, bromas e insinuaciones de carácter sexual, comentarios, bromas, gestos o miradas sexuales, manoseos, jalones o pellizcos en forma sexual, son causales propias para desvincular a un empleado sin derecho a liquidación.

9. Revelar información confidencial: Revelar los secretos de fabricación o dar a conocer asuntos de carácter reservado, con perjuicio de la empresa. 

Toda información de índole secreta, tales como patentes, guías sobre la forma de prestación de servicios o know-how, listados de clientes, información sobre proveedores, etc., que se desea mantener de forma confidencial o reservada por parte de la empresa, así mismo la revelación a un tercero de esta información podría suponer un importante perjuicio económico para la empresa (la revelación de esta información podría, por ejemplo, permitir a un tercero empezar a producir los mismos bienes para los que la empresa creadora invirtió grandes cantidades de tiempo y dinero en su desarrollo) y esto, es una causal que una vez que se demuestre, amerita el despido del colaborador sin responsabilidad.

10. Inasistencias injustificadas: Si en un período de 30 días el trabajador acumula tres inasistencias sin permiso del patrón o causa justificada, también puede ser despedido sin representar una responsabilidad para el empleador. 

Muchos empleados evaden esta causal, cuidando solo tener 3 faltas en un periodo de 30 días, sin embargo, es bueno levantar actas administrativas para poder demostrar ante el Tribunal Laboral las faltas injustificadas y hacer del reglamento interno laboral, un descanso sin goce de sueldo como medida de apremio a fin de evitar este tipo de prácticas.

11. Desobediencia: El trabajador también puede ser despedido cuando desobedece al patrón sin causa justificada y mientras se trate de una actividad establecida en el contrato o que sea parte del trabajo para el que fue contratado. 

Así que cualquier actitud de rebeldía, consciente y querida por el trabajador contra las órdenes del empresario, en el ejercicio regular de sus funciones directivas. 

La desobediencia ha de darse frente a las órdenes de un superior, que habrán de ser claras y concretas. Ahora bien, no toda desobediencia es causa de despido, ya que la desobediencia como cualquier otro ilícito laboral, admite matices y graduaciones a efectos de aplicar o no la sanción de despido, así que mucho depende del grado de precisión que haya en la orden o la disposición y que se apegue lo más posible a la naturaleza de sus labores para las que fue contratado.

12. Desatender medidas preventivas: Negarse a adoptar las medidas preventivas o a seguir los procedimientos indicados para evitar accidentes o enfermedades. 

El uso de equipo de protección personal y ahora con la pandemia es indispensable asegurarse que los empleados usen el equipo y las prácticas que preserven la salud y eviten contagios deben de ser protegidas, como el uso de cubre bocas, lavado de manos y mantener la sana distancia son imprescindibles y fomentadas en la empresa.

Importante hay que recordar que uno de los ejes principales de la política sanitaria de la nueva normalidad es la responsabilidad compartida, así como la capacitación y comunicación de las medidas para generar un entorno saludable, por lo que se debe privilegiar siempre la implementación de las medidas sanitarias para que tengan la mayor eficacia. 

Es la salud de todos, de los trabajadores, de los empleadores, de los hogares, del espacio público y de todos los mexicanos la que está en juego, por lo que debemos implementarlos.

13. Uso de alcohol y drogas: Asistir al trabajo en estado de embriaguez, bajo la influencia de algún narcótico o droga enervante, salvo que, en este último caso, exista prescripción médica. 

“Antes de iniciar su servicio, el trabajador deberá poner el hecho en conocimiento del patrón y presentar la prescripción suscrita por el médico”, detalla la Ley Federal del Trabajo.

14. Condenas: Cuando haya una sentencia que imponga al trabajador una pena de prisión e impida el cumplimiento de la relación de trabajo.

Por ejemplo, si un trabajador incurre en la comisión de un delito fuera del ámbito laboral y es condenado a una pena privativa de la libertad, su patrón puede rescindirle, porque sencillamente ese hecho hace imposible que se sigan prestando los servicios contratados y por lo tanto el patrón tendrá que ejercer su derecho a poner al tanto a las autoridades laborales de dicho evento.

15. Falta de certificaciones: La falta de documentos que exijan las leyes y reglamentos, necesarios para la prestación del servicio cuando sea imputable al trabajador y que exceda un período de dos meses.

En la siguiente entrega semanal hablaremos de las 10 causas de rescisión de la relación laboral sin responsabilidad para el trabajador que te ayudarán a mantener sanas tus relaciones laborales y evitar demandas.

OPINIONES MÁS VISTAS