¡Desmiénteme, Ken, desmiénteme!

Política cero

Jairo Calixto Albarrán

Jairo Calixto Albarrán
/

Pues no es por agraviar a los presentes, pero la verdad, la verdad, la verdad, la telenovela que se vivió en el Senado estuvo mejor que la telenovela Alito y Markito. El nivel de melodrama ranchero que se pudo encontrar en el sector opositors injertados en María la del Barrio fue una cosa loca; sobre todo cuando los senadores kukuxpanistas que su educación sentimental viene de El Maleficio y Cuna de lobos al ritmo de no te azotes que hay chayotes.

Todo aderezado con las sobradas sobreactuaciones de la Rabadán, Germy Martínez y de Lilly Téllez que hacen ver al Bronx priista como una comuna zen. Bueno, hasta Monreal por primera vez se puso del lado de su partido, Morena, luego de ver que sus amiguis de la oposición se instalaron en una Cadena de amarguras. Sobre todo porque en su odio contra AMLO se les olvida que si sale el Ejército de las calles los mexicanos se van a quedar en cueros frente al crimen organizado. Claro, eso no les importa, lo que les interesa es establecer una narrativa de novela chafa de Paco Martín Moreno. La cosa es simple: tomando en cuenta la herencia calderónica-peñista se requiere de que los soldados, guste o no, estén presentes para ofrecerle seguridad a la ciudadanía. Ahorita no hay de otra. Además se trata de un ejército distinto, que no anda reprimiendo a la gente ni organizando guerras sucias, que no están en la narco-guerra, y lejos de la violencia intransigente y autoritaria natural del PRIAN donde solo había una lógica de la re re re represión en la dictadura perfecta que tanto extrañan los krauzistas.

Por supuesto, siempre hay que tener un espíritu crítico, pero no esa histeria desatada de los antimilitaristas que abominan la iniciativa pacifista de AMLO y desean más y mejores batallas en Ucrania. Cómo vas a tomar en serio a estas lindas personitas que ven a Cabeza de Buey como un prócer en busca de pedestal, y no como el satrapita que es.

Si así va a ser la cosa, ya quiero que me desmienta Ken Salazar a ver cuántos derechairos de alcurnia me defienden.

Al orillar al aplazamiento en el Senado, Markitititito y Zambranititito ya querían traer a la dotora Denise Dresser para hacer una coreografía de Milton Gio.

Cabe reconocer que los senadores de la oposición acataron mansa y disciplinadamente las órdenes de Claudio XXX González. Se ve que les pegó la amenaza de que iban a dejarlos sin su aguinaldo de servilletas y papel de baño.

Fifí consciente se une al contingente.

Jairo Calixto Albarrán


OPINIONES MÁS VISTAS