Ven, militarízame otra vez

Política cero

Jairo Calixto Albarrán

Jairo Calixto Albarrán
/

Sin duda hay que ponerle marcación personal y su Pegasus al Ejército, no se le pueda dar así como así un salvoconducto para que ande como chino libre. No solo porque su pasado lo condena sino porque debe haber metidos en la institución castrista no pocos elementos que tengan nostalgias prianchuchistas, pasiones calderónicas, resabios peñistas y alucines diazordacistas. La Sedena de hoy no es la de Salinas o la de López Porpillo y mucho menos la de Jelipillo, por más que los Guacafreaks y pajarracos que los acompañan se sientan en un frío gulag stalinista. O sea, si esta fuera una dictadura con Big Brother incluido, se hubieran impedido los numerazos, azos azos, de FrikiTéllez y la dotora Dresser en su interminable competencia por ver cuál de las dos es más brava que la otra.

Acá entre nos, sí es muy cotorro que el sector opositors —justo cuando se está cuarteando gacho— se trepe al tren del mame del espionaje como si tuvieran grandes secretos escondidos abajo del colchón. No manchen, sus fuentes les dan puro guarumo, cocos y varas, y luego los desmienten.

Eso sí, es muy curioso que los mismos sacrosantos personajes que vaticinan que con la militarización nos va cargar el soldado del desamortz, son los mismos que defendieron feroces a #LordCuchillo que con su chuchillote le quería dar en la Tabe a un chico al que ni siquiera le ofrecieron la obligada dotación de tacos de por vida. Bueno, la misma gente bonita y seudofifí (los verdaderos fifís no tienen que trabajar para ser fifís, no acepte imitaciones) que de inmediato lloraron por su héroe, Cabeza de Vaca —que tanto se esforzó en darle en la Tabe a Tamaulipas— en cuanto se declaró perseguido político.

La derechariza, en su lógica reguetonera, ya quiere acompañar a Chiflano Aureoles en su lucha por la presidencia. Pobrecito, ¡si conoce más la OEA que Paracho! Al lado suyo, el Torquemada ChikiliQuadri hasta parece un estadista.

Los compatriotas y compatriotos que tanto les repulsa el espionaje, curiosamente no apoyaron los señalamientos de Claudia Sheinbaum en contra de Miguel Ángel Mancera por espiar a sus rivales políticos y a quienes cuestionaban al Cártel inmobiliario panista. ¡Qué raro!

Para la Téllez la primera ley del Twitter: no le des de comer a los trolls, mejor conminarla a dejar de ver telenovelas de Laura Zapata y películas de albures, picardías y ordinarieces. Pobrecita, hay que entenderla, en el Senado el bloque derechairo la volvió a cruzazulear.

Jairo Calixto Albarrán


OPINIONES MÁS VISTAS