Visiones periféricas

Espacios

Lorenzo Rocha

Lorenzo Rocha
Ciudad de México /

La arquitectura y el urbanismo se expresan mediante la forma construida; para percibir los entornos construidos en su totalidad, es necesario tener una experiencia inmersiva en estos. Se trata de las artes con mayor autenticidad, ya que no pueden ser reproducidas mecánicamente, como los libros, las películas y las fotografías. En ese sentido son las obras con mayor “aura”, que en términos del discurso de Walter Benjamin es el “aquí y ahora” de la obra de arte.

Sin embargo, estos entornos construidos se difunden mayormente mediante las imágenes (fijas y móviles) y los relatos escritos sobre ellos. Las imágenes de la arquitectura y de la ciudad han alcanzado un nivel de expresión gráfica y literaria casi igual al de los propios edificios, plazas y calles a los que representan.

En efecto, Benjamin tiene razón, captamos mejor a la arquitectura en fotografía que en la realidad. Esto se debe a que nuestro campo visual focal, el que utilizamos al mirar imágenes, es más poderoso que nuestra visión periférica, que opera cuando nos encontramos en los espacios arquitectónicos y urbanos.

La historia del cine, desde Metrópolis hasta Parásitos, ha recorrido prácticamente todos los escenarios posibles de la fantasía y de la realidad espacial. En esas películas la arquitectura y la ciudad son actrices. Hay infinidad de obras inolvidables, como Man with a movie camera, La jetée, Mon oncle, Blade runner, 2001: A Space Odyssey y muchas más que son indispensables para la comprensión del imaginario arquitectónico y urbano del siglo XX.

La cinematografía nos presenta ambientes reales y ficticios que sus directores controlan en cada detalle. Cada encuadre, plano y secuencia están calculados para transmitir sensaciones estéticas; el cine transmite verdaderos conocimientos que se adquieren mediante las experiencias sensibles.

Tangente

Entre la imagen y la realidad

El filósofo alemán Walter Benjamin escribió en Pequeña historia de la fotografía: “Cualquiera podrá observar cuánto más fácil es captar un cuadro, y sobre todo una escultura y hasta una obra arquitectónica, en foto que en la realidad”.

Lorenzo Rocha


OPINIONES MÁS VISTAS