La inflación sigue siendo la principal preocupación

Mercados en perspectiva

Manuel Somoza

Manuel Somoza
/

Alrededor del mundo la principal preocupación para todas las economías aún es la inflación generalizada que se vive en el planeta; muy pocos países se salvan de ella, como China y Arabia Saudita, y en menor medida Japón, pero en Occidente todos están bajo presión.

Este mes, como todos los agosto, será flojo en noticias económicas; los mercados disminuyen su ritmo habitual por las vacaciones; sin embargo, todos los analistas y economistas estarán muy atentos al dato de la inflación de julio. Solo para recordar, la inflación nominal en EU llegó en su medición anual en junio a 9.1%, en tanto que la subyacente se ubicó en 5.9%.

En México la inflación nominal anual a junio fue de 8.8% y la subyacente de 8.47%; al comparar a los dos países salta a la vista que, aunque la inflación en EU es ahora más alta, a México le va a costar más trabajo hacerla bajar toda vez que la subyacente está muy pegada a la nominal y eso no es una buena noticia.

Más allá de estos datos históricos, lo importante ahora para las dos naciones es analizar qué pasará con el dato de julio; ahí habrá que tener mucho cuidado en el análisis de la tendencia, pues lo que se publique puede ser engañoso. Con el grupo de analistas que trabajo estamos proyectando que la inflación a julio, en términos anuales, en EU estará por debajo de la de junio, básicamente por la baja registrada en el precio de las gasolinas; sin embargo, este dato nos puede fallar, ya que si el crecimiento se compara con el mismo periodo del año anterior puede ser que se distorsione, ya que las inflaciones de agosto y septiembre del año pasado fueron sumamente bajas.

Lo que se tiene que analizar es cuánto creció la inflación en julio respecto a junio de este mismo año, eso sí nos dará una mejor idea de si la inflación está creciendo o se está moderando. La inflación mensual ha estado muy errática en los últimos meses, fíjese: en marzo creció 1.2% respecto a febrero, en abril se redujo a 0.3% en relación a marzo porque se cayó el precio de la gasolina, pero éste rebotó en mayo e impulsó de nuevo el crecimiento a 1%, y en junio el número ha sido el peor de todo el año al alcanzar un incremento de 1.3%. Nosotros esperamos que el dato mensual de julio, respecto a junio, marque un punto de inflexión y sea menor al de junio y puede que sea menor a 1%. 

Si los datos de julio salieran en línea con nuestras proyecciones, de todas maneras pensamos que no será suficiente esta información para decir que ahora sí la inflación en el mundo empieza a bajar; tendremos que esperar a ver agosto y septiembre con el fin de saber si en realidad ya se marca tendencia. La inflación sigue siendo la principal preocupación de los bancos centrales y de los mercados, por lo pronto nos debe quedar claro que las tasas de interés de referencia, que son las que fijan los bancos centrales, seguirán presionadas para continuar subiendo.

Manuel Somoza

OPINIONES MÁS VISTAS