Noviembre, el mejormes bursátil del año

Ciudad de México /

En esta columna he manifestado que esperaba que el último trimestre de este año fuera bueno para las bolsas del mundo, pero en particular para las de Estados Unidos. Mi percepción se basaba en que, desde mi punto de vista, el ciclo de inflación al alza y tasas de interés hacia arriba estaban a punto de terminar; de hecho eso es lo que ha sucedido, a pesar de los comentarios negativos de la Reserva Federal, en el sentido de que la inflación todavía está muy lejos de su objetivo.

Recordemos que el banco central de Estados Unidos tiene una meta, mantener la inflación por debajo de 2 por ciento, y en la actualidad, a octubre, se encuentra en 3.2 por ciento; no hay que perder de vista que este dato viene en descenso respecto a los registros de 8 por ciento del año pasado, y aunque rebotó de un 3 por ciento en junio a 3.7 por ciento en septiembre, para octubre se redujo de nuevo a 3.2 por ciento, por lo que es posible que termine el año en 3 por ciento.

Por lo que se refiere a la tasa de interés, sobre todo después de conocer los datos de inflación de octubre, tanto de la inflación nominal como la subyacente y el índice PCE —que mide el gasto del consumo personal, el preferido de la Fed y que salió el 30 de noviembre mostrando su tendencia bajista—, está claro para los mercados que un alza adicional no será lógica y que lo que se debe considerar es cuándo deben empezar a bajarla.

Ahora bien, esta percepción que tenía desde octubre y que no se dio por la guerra provocada por los ataques terroristas de Hamás a Israel, finalmente se cristalizó en noviembre. Solo para que usted se entere, el índice de precios y cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registró un incremento de 8 por ciento en noviembre, el Standard & Poor’s Growth creció 8.41 por ciento en el mes, el europeo Stoxx 600 tuvo una a ganancia de 5.87 por ciento y el índice de Asia Pacífico avanzó 7.29 por ciento; hacía mucho que no se veían rendimientos tan altos para un solo mes.

Quienes nos movemos en este negocio sabemos que los rendimientos pasados no garantizan de ninguna manera los rendimientos futuros pero, en este caso, los fundamentales —o para 2024— se muestran bastante favorables.

El futuro de las bolsas es halagüeño para el próximo años debido a que la probabilidad de una recesión en la economía número uno del mundo es bastante baja, y la mayoría de los analistas ahora están apostando por un año de menor crecimiento, pero con números negros, a eso se le conoce como un “aterrizaje suave de la economía”; además, con la inflación en descenso y las tasas empezando a reducirse desde mediados de 2024 se creará un círculo virtuoso de inflación a la baja, tasas que también bajan y bolsas expandiéndose.

Claro, este escenario no está exento de riesgos, sobre todo en la geopolítica, que está muy complicada. No podemos olvidar que se están librando dos guerras que no tienen para cuándo terminar, además de un mundo confrontado entre Oriente y Occidente.


  • Manuel Somoza
  • Presidente de CI Estrategias por Somoza Musi. Ejecutivo con más de cuatro décadas de experiencia en el sector financiero. Es economista de la Universidad Anáhuac y tiene una maestría en Finanzas del Tec de Monterrey.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.