La verdadera discusión

En frecuencia

Miguel Ángel Puértolas

Miguel Ángel Puértolas
León /

Y en la que nadie está poniendo absoluta atención es la referente a las causas de la violencia en el país, la militarización de la seguridad pública desde el sexenio de Felipe Calderón se viene dando y no hay novedad en la permanencia del Ejército en las calles, pero nadie, absolutamente nadie, está hablando de la urgencia de atender el origen de la gran cantidad de asesinatos que ocurren en México.

El poder que da al crimen organizado la gran cantidad de consumidores de drogas por los recursos que les generan es el origen del gran mal que padecemos, toda campaña de prevención de adicciones en los grupos con factores de riesgo han fallado porque ni siquiera se tiene clara la cantidad, primero, de personas con alguna adicción y, segundo, se desconoce el mercado potencial existente entre cientos de miles de adolescentes que enfrentan situaciones que los hacen proclives al consumo de drogas.

Para darnos una idea de por qué los grupos delictivos tienen esa capacidad de compra de armas, pago de “salarios” a cocineros, traficantes, y ejércitos de sicarios será bueno hacer un ejercicio numérico sencillo. Algunas estimaciones no actualizadas señalan que en México habría un millón 713 mil usuarios de drogas de cuando menos una sola vez. Si cada uno comprara 50 pesos de drogas, en un día el ingreso a los bolsillos de los criminales sería de 85 millones 650 mil pesos, 600 millones en una semana y 2 mil 400 millones de pesos en un mes.

Hay municipios en México donde ésta última cifra representa el presupuesto de un año. Y si no se quiere quedar con la duda de cuánto dinero sería en un año aquí se lo digo, serían 28 mil 800 millones de pesos que equivale a lo que gastaría un municipio como León, la tercera ciudad más grande del país en un trienio completo.

De ese tamaño es el monstruo de mil cabezas que no estamos combatiendo, estamos hablando que por no atender y prevenir las adicciones enfocando los esfuerzos en ciertos grupos vulnerables que no tienen nada que ver con la condición social sino más bien con factores de riesgo muy específicos hoy tenemos al país sumido en un grave conflicto que empodera cada día a los grupos criminales. Pero le tengo una noticia peor, la necedad de no atender científica y estratégicamente las adicciones nos tendrá muchos años así, pues si hoy se pensara hacer algo, tendrían que pasar al menos 20 años para ver un cambio radical.

Es simple, sigan la ley de la oferta y la demanda y hoy en México es triste pero la demanda es mucha.

miguel.puertolas@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS