En frecuencia

¿Qué sigue, desaparecer al INE?

Miguel Ángel Puértolas

Parece ser que la filosofía de la cuatro te es la de acallar todas las voces en contra, eliminar toda discrepancia con su proyecto, polarizar y evitar a toda costa que algo o alguien se interponga en su camino, por más razonable que sea.

Estamos técnicamente a un mes de la jornada electoral y parece ser que a Morena ya le estorbó el Instituto Nacional Electoral pues ayer uno de sus emisarios, el senador Martí Batres Guadarrama, presentó una iniciativa de reforma a Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, con el fin de que los consejeros electorales se abstengan de emitir opiniones que favorezcan o perjudiquen a los actores políticos durante la contienda electoral.

Ahora resulta que viendo que su partido no lleva las tendencias que quisieran todos los integrantes de ese movimiento, el INE, encabezado por Lorenzo Córdova, actúa más como un partido político que como un órgano electoral imparcial sin compromiso con ninguna de las fuerzas políticas contendientes, según el senador. ¿Qué sigue? volver a la figura del Colegio Electoral en que se erigía la Cámara de Diputados para calificar las elecciones, instancia que, por cierto, estaba controlada por un solo partido en ese entonces el Partido Revolucionario Institucional, ¿con eso sueña Morena? Tal vez el gran deseo de los correligionarios de Batres es desaparecer el INE, instancia que costó muchos sacrificios y golpes autoritarios para regresar el control de las elecciones a la Secretaría de Gobernación, una jugada retrógrada que nos llevaría en el mejor de los casos de nuevo a la dictadura perfecta, no la que mantiene a un hombre en el poder sino a toda una generación de advenedizos al poder.

Y regresarán entonces los carros completos, las imposiciones, la herencia de la silla presidencial y todo aquello con lo que los mexicanos creímos que ya habíamos dejado en el pasado. Cuidado con a quien le damos el poder pues resultaron más hambrientos los que ofrecían en el discurso más oportunidades y bienestar, los del discurso de la cero corrupción. No tenga la menor duda que si los resultados de las elecciones no le favorecen, en especial en la Cámara de Diputados el gran culpable será el INE. Luego entonces el pueblo que vota ¿no es sabio como ellos dicen? ya lo veremos.


Miguel Ángel Puértolas

miguel.puertolas@milenio.com


OPINIONES MÁS VISTAS