Animales, medio ambiente y tauromaquia

Ciudad de México /

Estamos tan acostumbrados a la concepción que tenemos de los animales, que no nos damos cuenta de lo absurda que es. Todo aquello que se mueve y no es humano, desde la hormiga hasta el elefante, lo envolvemos en uno solo concepto y lo llamamos “animal”. Con eso cometemos muchos errores. Primero, olvidamos que “animal” viene de ánima, aquello que está animado y tiene ánimo, y ánima, de donde viene nuestra palabra “alma”. Segundo: olvidamos que todos los seres animados, somos animales; Aristóteles nos definió como animales racionales e hizo bien.

Esa errónea concepción de los animales nos hace sentirnos “no animales”, únicos y superiores al resto; nos hace olvidar que somos animales y ahí radica el origen de la devastación actual del planeta. ¿Cómo? Al no ver a los animales, seres tan maravillosos como nosotros, no los hemos respetado ni hemos cuidado sus hábitats: los hemos tratado como cosas a nuestro servicio, cosas para divertirnos o para lo que sea, y ¿sus hábitats naturales? Pues al no respetar al animal, tampoco hemos tenido necesidad de respetar su casa: hemos devastado por igual tierra, aire y océanos, entrampando sus caminos con redes, con muros que entorpecen sus migraciones y hemos envenenando su aire, su agua, su tierra.

Hubo un momento en la historia del homo sapiens en que éste representaba 4 por ciento de la biomasa mundial; el 96 por ciento restante, era una biodiversidad inimaginable hoy, pues actualmente esa proporción se ha invertido: el ser humano y lo destinado a su consumo es el 96 por ciento de la biomasa, y la biodiversidad la hemos reducido al 4 por ciento (para comprender a fondo esto les recomiendo la lectura del macrohistoriador Yuval Noah Harari).

Por eso urge dar el primer paso: respetar la vida animal. Y nadie va a lograrlo si se continúan aceptando legalmente espectáculos en los que, para divertirse, es necesario torturar a un animal.

El mensaje que la tauromaquia transmite es el peor de todos y es el que nos ha llevado a destruir el planeta: la vida no humana no tiene valor y puedes destruirla no digamos por comer, por pura diversión. ¿Queremos transmitir ese mensaje? Digamos NO a la tauromaquia: enseñemos amor por la vida y no indiferencia ante ella.

Una y mil veces: NO A LA TAUROMAQUIA.


  • Paulina Rivero Weber
  • paulinagrw@yahoo.com
  • Es licenciada, maestra y doctora en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Sus líneas de investigación se centran en temas de Ética y Bioética, en particular en los pensamientos de los griegos antiguos, así como de Spinoza, Nietzsche, Heidegger.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.