Subsidiaridad y servicio

Estado de México /

La subsidiaridad, o subsidiariedad, ocupa un lugar importante en lo que se refiere a la sociedad y sus dinámicas. Lógicamente se relaciona con el subsidio, o ayuda que se presta a quien tiene necesidad de apoyo para desarrollarse, pero sus implicaciones nos llevan a descubrir elementos esenciales de la sociedad.

Los precedentes del uso actual del término “subsidiaridad”, o de su variante “subsidiariedad”, ya que ambos aparecen en el diccionario, los encontramos en León XIII, a cuyo contenido se refiere sobre todo en tres pasajes de la encíclica “Rerum novarum”. Para él, dada la prioridad de la persona y la familia, éstas no debían ser absorbidas por el poder público, es decir, el Estado, sino que se debían respetar sus derechos y permitirles obrar según sus posibilidades y, además, hablando del derecho de asociación, extendía a este campo la necesidad del respeto y del apoyo del Estado hacia él.

Pío XI ya usa propiamente el término refiriéndose a una realidad natural, propia de toda asociación humana. Sobre la subsidiariedad aseguraba que “aunque es verdad, y la historia lo demuestra con abundancia, que por el cambio operado en la situación social muchas tareas que en épocas anteriores podían realizar también las asociaciones pequeñas, hoy sólo pueden llevarse a cabo por obra de grandes entidades sociales, sigue, sin embargo, absolutamente firme en la filosofía social este gravísimo principio inamovible e inmutable”.

Añadía entonces la siguiente descripción: “de la misma manera que no se puede quitar a los individuos y traspasar a la comunidad lo que ellos pueden realizar por su propia iniciativa y esfuerzo, así también es injusto y al mismo tiempo gravemente dañoso y perturbador del recto orden, entregar a una sociedad mayor y más elevada las tareas que pueden realizar y ofrecer las comunidades menores e inferiores, ya que toda actividad social, por su propio dinamismo natural, debe prestar ayuda a los miembros del cuerpo social, pero nunca destruirlos y absorberlos”.

Estos puntos claves que propuso Pío XI en su encíclica “Quadagesimo anno” contienen un quehacer y algo que evitar. Lo que hay que hacer es ayudar a los miembros del cuerpo social, de donde se puede entender que subsidiar a una entidad social menor sea una justa tarea si se hace convenientemente por parte de una mayor. Pero lo que hay que evitar es que las entidades sociales mayores, y finalmente el Estado, absorban y, de ese modo, destruyan a las menores.

Con estas consideraciones se puede comprender que el servicio es el sentido profundo de la subsidiaridad.


  • Pedro Miguel Funes Díaz
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.