A veces los buenos también ganan

  • Jugando bajo par
  • Rafael Quiroz

Ciudad de México /

Sin lugar a duda no es el más carismático, tampoco es el que más galerías atrae cada vez que sale a jugar un torneo, ni tampoco es el que más patrocinios trae en la bolsa, gorra o en su camisa. Lo que sí es que Xander Schauffele es un golfista dedicado, constante y con unas facultades que muy pocos tienen; es muy caballeroso y también muy respetuoso con sus compañeros, y ayer por fin se pudo sacar ese gran peso de la espalda al ganar el primer major de su carrera, el PGA Championship, y llevarse a casa el Wanamaker Trophy, que se jugó en el maravilloso campo de Valhalla.

El triunfo no le vino tan fácil, ya que tuvo que apretar fuertemente al final, ya que le venían pisando los talones Viktor Hovland, quien también buscaba su primer major, y el jugador de LIV Golf, Bryson DeChambeau, quien aprovechó al máximo la potencia de sus drives y se mostró muy agresivo en la última ronda.

Xander, actualmente el campeón olímpico, abrió con rondas de 62 (empatando la más baja en un major) 68, 68 y 65 para llevarse de principio a fin el torneo.

Parecía que de nueva cuenta a Schauffele se le escaparía el triunfo, como la semana anterior con Rory McIlroy, pero se sobrepuso a un bogey en el par 5 del 10, pero respondió con birdies en el 11 y 12, aunque aún más importante, embocando un putt para birdie de casi tres metros en el hoyo 18 y último del torneo para ganar por un solo golpe sobre DeChambeau, quien ya se encontraba practicando en caso de un desempate.

Además de empatar el récord de la ronda más baja en un major, se lleva el torneo con un score de 21 abajo del par del campo, lo cual es la puntuación más baja en la historia de cualquier torneo grande. Cabe resaltar que Schauffele venció a uno de los mejores fields en los últimos tiempos, ya que participaron los 100 mejores golfistas del ranking mundial.

Este es el triunfo número ocho en la carrera de Xander en el PGA Tour, además de dos Ryder Cups y dos Presidents Cups. Es su décimo top ten de 13 torneos jugados en la presente temporada y se convierte en el jugador número tres del ranking mundial.

La nota la dio el número uno del mundo Scottie Scheffler, al ser arrestado el viernes muy temprano por la mañana antes de su ronda, cuando no hizo caso a las indicaciones de los policías que estaban desviando el tráfico debido a un accidente de tránsito a unas cuadras de Valhalla, por lo cual tuvo que ser detenido y fichado, para posteriormente salir libre y jugar su ronda tirando 66, uno menos que el día anterior.

Notables: Rory McIlroy termina empatado en el lugar 12; Koepka, decepcionó en el lugar 26; Joaquín Niemann y Ale Tosti jugaron el fin de semana y Tiger quedó fuera del corte clasificatorio.

Creo que con esto Xander se convirtió ya en otra clase de jugador, y estoy seguro que le faltan un par de majors por ganar.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.