La clínica es nuestra

Ciudad de México /

En febrero de 2019, en el Centro escolar Revolución, la doctora Claudia Sheinbaum comenzó el programa Mejor Escuela, una iniciativa que buscaba incentivar la participación de madres y padres de familia en las decisiones de mejora de las escuelas donde acudían sus hijos.

Se tomó esa decisión por las complicaciones técnicas que implicaría una inversión ordinaria en cada uno de los planteles educativos de la ciudad: licitaciones y contratos que después derivarían en incumplimientos de las empresas, en intervenciones mal hechas o simples y sencillamente en simulaciones. Este programa iba a considerar las particularidades y necesidades de cada escuela, al tiempo que ayudaría a reconstruir la idea de “comunidad”.

Debido al éxito de Mejor Escuela, en octubre de ese mismo año, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó La Escuela es Nuestra, el programa de transferencias directas a Comités Escolares de Participación Administrativa, con el objetivo de intervenir 103 mil escuelas ubicadas en las regiones más apartadas y de difícil acceso del país. El Presidente decía que eso significaba que por fin el pueblo gobernaría.

Como lo hemos señalado en repetidas ocasiones, el diseño neoliberal generó grandes desigualdades en el acceso a la atención médica: Las grandes ciudades concentraban los presupuestos y la compra de equipos, mientras que en las unidades rurales y pequeñas localidades difícilmente había inversión.

Por eso, desde el comienzo de este gobierno y a pesar de la pandemia, nos concentramos en atender las necesidades en infraestructura y equipamiento, sobre todo de hospitales y unidades que desde muchos años atrás no habían tenido intervenciones. De 2019 a la fecha invertimos 9 mil139 millones de pesos para la compra de 71 mil 650 equipos para hospitales de especialidad, generales, básicos y comunitarios y 131 mil 902 millones de pesos para 193 mil 919 equipos destinados a unidades de primer nivel. En el mismo periodo, invertimos 3 mil 684 millones de pesos  para rehabilitar 214 hospitales y 2 mil 474 millones de pesos para 2 mil 437 centros de salud.

Y aunque se trata de inversiones históricas, eso significó impactar a menos de la mitad de la capacidad instalada de todo el sector; por eso, este año el Presidente nos instruyó a diseñar La Clínica es nuestra, un programa para mejorar las condiciones de infraestructura y equipamiento de las unidades del primer nivel de atención, a donde acude la mayor parte de la población y donde se puede resolver 80 por ciento de las enfermedades.

Durante abril de este año, con un amplio despliegue territorial, las coordinaciones estatales del IMSS-Bienestar y de la Secretaría del Bienestar se dedicaron a instalar 11 mil 816 Comités de Salud para el Bienestar. Cada comité cuenta con un presidente, una tesorera y al menos dos vocales nombrados en la asamblea de cada unidad de salud.

Las reglas de operación del programa señalan que las unidades de un consultorio recibirán hasta 400 mil pesos; los de 2, 600 mil; los de 3 a 5 consultorios 800 mil; los de más de 6, un millón de pesos y los Centros de Salud con Servicios Ampliados  un millón 200 mil pesos. En conjunto se entregarán 5 mil 087 millones de pesos.

Cada comité cuenta con un catálogo de acciones que pueden realizar y equipos que pueden adquirir; decidirán cómo y en qué gastan esos recursos.

Estamos seguros de que las decisiones cuando son colectivas, cuando se toman con la gente y de manera democrática sirven para transformar realidades.

Desde aquí reconozco y agradezco a la secretaria Ariadna Montiel, a su equipo, a los servidores de la nación. A Víctor Lamoyi, director del Banco del Bienestar, a los integrantes de los comités y a los gobernadores y las gobernadoras, sin su apoyo poco podríamos lograr.

Con la Clínica es Nuestra, hacemos que todo en México sea Bienestar.


  • Zoé Robledo
  • Director general del IMSS, escribe todos los martes su columna "¿Qué hicimos?" en Milenio diario
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.