Largos trayectos y horas de espera hicieron perder sana distancia en examen Comipems

Los alumnos hicieron su examen en medio de las medidas para evitar el coronavirus.

Los jóvenes hicieron largas filas para poder hacer su examen. (Octavio Hoyos)

Nilsa Hernández

Hasta con dos horas de anticipación, apresurando el paso y repasando apuntes, cientos de jóvenes que rondan entre los 14 y 16 años llegaron a las instalaciones de las más de 20 sedes alternas instaladas de realizar el examen de la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (Comipems) en la Ciudad de México, para este año, con las medidas de sanidad adecuadas ante el coronavirus, las cuales se perdieron conforme pasaban las horas.

Muchos padres de familia aseguraban encontrarse ahí desde las siete de la mañana para que sus hijos no tuvieran complicaciones y solo se enfocaran en una cosa, sacar los reactivos necesarios para entrar en su primera opción de escuela.

“Más que nada yo les inculco a mi familia, a mis hijos, nietos, que hay que llegar al trabajo, escuela siempre con unos diez, quince minutos de anticipación, para que no haya ningún problema o percance en la ruta o camino”, afirmó Manuel Noria, abuelo de Ana, una de las aspirantes a entrar a un Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM.

Pero su recorrido no fue nada sencillo, muchos tuvieron que hacer completas peregrinaciones de hasta dos horas para llegar de sus hogares, ubicados en zonas como Valle de Chalco o Ixtapaluca a zonas más céntricas.

Por cuestiones de la pandemia de covid 19, las instituciones tomaron medidas de salubridad para evitar grandes contagios, los más de 152 mil aspirantes de la capital tuvieron que llegar con cubrebocas y caretas, las cuales el año pasado se proporcionaban, además de tomar la sana distancia, que por las premuras y la cantidad de aspirantes que llegaban se perdió.

En la Universidad Insurgentes, plantel Tlalpan, los jóvenes desde las 8:40 de la mañana empezaron a entrar, todos esperando a que les tomaran la temperatura, y les indicaran en qué aula les tocaría hacer su examen, que por la pandemia, no tendría que pasar los 25 alumnos por aula. Según los coordinadores de la sede había capacidad para recibir con todas las medidas a aproximadamente 950 aspirantes por los dos turnos.

Los padres se amontonaban en la espera de ver a sus hijos entrar, y cual soldados, se quedaron en su espacio hasta que los vieron salir, al ser fin de semana no se incrementó el tránsito, pero elementos de seguridad ayudaron a evitar accidentes.

“La verdad es nuestra única hija, le hemos brindado todo nuestro apoyo, nos ha respondido muy bien, con buenas calificaciones y estamos muy orgullosos de ella- ¿se van a quedar hasta el final- claro que sí hasta el final con ella”, dijo emocionada una de las madres, mientras esperaba que su hija terminara su examen.

Antes de la hora asignada, jóvenes salían, algunos más confiados que otros, pero al punto de las 11:00 cuando el sol estaba a todo su esplendor, los padres empezaron a aplaudir por montones, al ver a los jóvenes salir uno a uno, unos con cara de preocupación, a otros la emoción y del nerviosismo los traicionó a punto de las lágrimas, pero en su mayoría felices de que terminara su nuevo reto.

“La verdad estoy feliz, estoy emocionada, siento que sí he estudiado y espero quedarme en la opción señalada. Creo que el rango de Prepa 2 era de 110 aciertos y en mis exámenes salía bien y espero quedarme en esa opción”, afirma Estrella Juárez, antes de salir del examen y encontrarse con su madre, quien le dio un fuerte abrazo.

A diferencia de otros años, y para atender la emergencia sanitaria, este 2021 se extendió los días para la aplicación del examen, de un fin de semana a cuatro días, el 19 y 20 y el 26 y 27 de junio.

RLO

NOTAS MÁS VISTAS