En plancha del Zócalo, Greenpeace plasma mensaje contra gasoducto submarino en Veracruz

Activistas de Greenpeace proyectan mensaje en la plaza del Zócalo capitalino mensaje contra del gasoducto submarino en Veracruz.

Greenpeace exige que se realicen más investigaciones del ecosistema marino previo a la construcción del gaseoducto. (Foto: Araceli López)
Fanny Miranda
Ciudad de México /

Un video con mensajes como “El gas mata”, “No hay desarrollo en un planeta muerto”, y un rotundo “NoAlGasoducto”, acompañado de una animación que simula otra explosión en el mar, causada por un ducto de gas, fue plasmado en la plaza del Zócalo capitalino la noche del jueves, por la organización ambientalista Greenpeace, como un llamado a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) –una agencia de la Semarnat– a cancelar el proyecto de gasoducto “Puerta al Sureste” de la trasnacional TC Energy, que pretende conectar el gas texano con el sur de México.

“Es una proyección que se está haciendo en el corazón político del país, justo para llamar la atención sobre los riesgos que implica este tipo de infraestructura fósil, ante la reciente coyuntura: las explosiones de Nohoch, el derrame de Ek Balam, incluso la explosión de un gasoducto en Virginia en Estados Unidos de TC Energy, seguimos enfatizando que el gas no es limpio y seguro”, sostuvo Pablo Ramírez, campañista de energía y cambio climático de Greenpeace México, en entrevista con MILENIO.

En mayo pasado, la visita del barco de Greenpeace Arctic Sunrise al Golfo de México, equipado con tecnología punta de lanza en investigación submarina, permitió que diversos expertos en arrecifes coralinos pudieran realizar exploraciones submarinas y demostrar que existen ecosistemas arrecifales profundos, que son poco estudiados, que aún no están protegidos y serán afectados por dicha infraestructura.

“La Manifestación de Impacto Ambiental de este proyecto, nos dice que no hay absolutamente nada vivo en esta zona, nosotros bajamos a observar los fondos marinos, fuimos a las aguas del centro y norte de Veracruz a ver lo que estaba pasando y encontramos arrecifes mesofóticos, se encuentran desde los 50 metros de profundidad, nosotros los encontramos hasta 90 metros de profundidad y se extiende hasta 150 metros. Lo que nosotros sabemos es que el trazo del ducto va a pasar –según información que TC ha publicado–, entre 100 y 120 metros de profundidad, en ese sentido claramente tendrá afectaciones a los sistemas arrecifales”.

Greenpeace México exige a la ASEA la cancelación inmediata del gasoducto Extensión Sureste, también llamado por TC Energy “Puerta al Sureste”. Asimismo, se exige a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, considerar el principio de precaución y proteger formalmente los Ecosistemas Arrecifales Mesofóticos (EAM) del estado de Veracruz documentados por Greenpeace y que no cuentan con alguna categoría de protección y/o planes de manejo.

Estos ecosistemas arrecifales proveen beneficios ambientales sumamente importantes en nuestro país como protección a las costas, mitigación del cambio climático, y son una fuente de alimento y trabajo para las comunidades costeras. Toda está información se podrá consultar en nuestra investigación más reciente a bordo del Arctic Sunrise, que se publicará el próximo 30 de septiembre en conferencia de prensa.

“Lo que nosotros estamos buscando es que se protejan y se prioricen este tipo de ecosistemas, que son sumamente importantes para nuestro país, los ecosistemas arrecifales son barreras naturales en contra del cambio climático, y ya estamos viendo de la manera más cruda y frecuente sus impactos en la costa, además es el sustento de más de 70 mil personas que viven directamente de la pesca, albergan especies muchas de ellas, endémicas y otras que son recursos de pesca”.

Este nuevo gasoducto sería la extensión del gasoducto Sur de Texas-Tuxpan, actualmente el único gasoducto marino que existe en México. Según la información disponible, esta construcción será también submarina. En el mismo sitio web de TC Energy, la empresa canadiense –antes conocida como TransCanada– presume que el gasoducto Sur de Texas - Tuxpan incrementó en un 40% la capacidad de importación de México y que lo anclará al consumo de gas estadounidense por –al menos– 40 años más.

Greenpeace sostiene que además de los problemas que trae consigo la extracción de gas fósil en su origen, la construcción de gasoductos y su posterior operación resultan problemáticos debido a que tienen efectos negativos en el medio ambiente y en las comunidades cercanas, como contaminación del aire y agua durante su construcción; destrucción de hábitats naturales, impacto negativo en las comunidades locales, así como fugas y explosiones; además de contribución a la generación de gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático.

“Este mensaje es para las autoridades mexicanas, principalmente para la ASEA, exigiendo la cancelación del proyecto puerta al sureste, este tipo de proyectos ponen en riesgo los ecosistemas arrecifales que Greenpeace ha estado investigando en la zona de Veracruz y de ninguna manera es como lo han querido vender, un proyecto limpio y seguro, nosotros seguimos enfatizando que este proyecto pone en riesgo lo ecosistemas”, subrayó el activista.

TC Energy afirma que acueducto no toca arrecifes vivos

En respuesta a la protesta de Greenpeace, la vocería de la empresa TC Energy dijo a MILENIO que la ruta del acueducto submarino no cruzará por ningún arrecife de coral vivo, según los estudios que realizaron para el proyecto.

“Es falso que la ruta del gasoducto atraviese arrecifes de coral vivos. En sus puntos más cercanos, el ducto se encuentra aproximadamente a 1.16 km y 2.86 km de las áreas protegidas denominadas Parque Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan y el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, respectivamente (…) “Podemos asegurar responsablemente y con certeza científica, que la ruta del sistema no toca ni cruzará ningún arrecife de coral vivo”.

En una ficha informativa, TC Energy sostuvo que para ello, la seguridad y el cabal respeto al medio ambiente, la vida marina y sus recursos naturales, son una prioridad, por lo que para seleccionar la ruta marina del gasoducto Puerta al Sureste, se invirtieron más de 880 millones de pesos en estudios científicos en los que se analizó “cuidadosamente el entorno con un equipo de expertos ambientales de talla mundial".

"Durante cerca de un año de estudios, el equipo de técnicos utilizó herramientas de alta tecnología que mapeó casi 12 mil km lineales para un ducto cuya longitud es de 690 km, esto es, aproximadamente 18 km de estudios por cada km de ducto. De hecho, los estudios se extendieron mucho más allá de la ruta del ducto: aproximadamente 3 km de ancho para un tubo que mide solo un metro de diámetro".

De esa manera, sostuvieron que “trabajaremos con contratistas de prestigio internacional para la instalación del ducto, usando equipos de última generación para garantizar que se instale de manera segura y no afecte a las comunidades costeras ni a los ecosistemas marinos sensibles".

CHZ

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.