Pandemia frena la entrega de Universidades Benito Juárez

Edición Fin de Semana

La matrícula de las cuatro universidades que se ubican en Puebla supera los 600 estudiantes, quienes en su mayoría son originarios de su propia región.

Construcción de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, ubicada en Zinacatepec, Puebla. (Andrés Lobato)
Construcción de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, ubicada en Zinacatepec, Puebla. (Andrés Lobato)

Jaime Zambrano, Apolonia Amayo y Adolfo Tenahua

Puebla cuenta con cuatro Universidades para el Bienestar “Benito Juárez García” (Ubbjg), planteles que ofrecen cuatro programas de licenciatura: Medicina Integral y Salud Comunitaria, Ingeniería en Desarrollo Regional Sustentable, Ingeniería en Procesos Agroalimentarios y la Ingeniería en Gestión Integrada del Agua.

La matrícula de las cuatro universidades que forman parte del proyecto educativo federal para apoyar el desarrollo de las comunidades indígenas supera los 600 estudiantes, quienes en su mayoría son originarios de su propia región.

De los cuatro planteles, dos están ubicados en la Sierra Norte: Cuetzalan del Progreso, donde se ofrece la carrera de Ingeniería en Desarrollo Regional Sustentable; y Jopala, con la carrera de Ingeniería en Gestión Integrada del Agua en la Sierra Norte de Puebla.

En el plantel de Chiautzingo, en las faldas de la Sierra Nevada, se imparte la carrera Ingeniería en Procesos Agroalimentarios; mientras que en Zinacatepec, donde el 12 de febrero el presidente de México inauguró las nuevas instalaciones, se imparte la carrera de Medicina Integral y Salud Comunitaria.

La directora general del Organismo Coordinador de las universidades, Raquel Sosa Elízaga, explicó que en Puebla se cumplen con los objetivos de los planteles porque los estudiantes, con sus conocimientos, apoyarán con el desarrollo de sus comunidades.

En Zinacatepec, el 12 de febrero el presidente de México inauguró las nuevas instalaciones. (Andrés Lobato)

Origen y estructura

El sistema de la Universidad para el Bienestar “Benito Juárez García” se creó como una institución pública de educación superior el 30 de julio de 2019, por decreto del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y opera como organismo público descentralizado con personalidad jurídica propia y autonomía técnica y de gestión.

La administración de las UBBJ corresponde a un órgano de gobierno integrado por representantes de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Secretaría de Bienestar, la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

A nivel nacional, se tienen contemplados 140 planteles de este tipo, de los cuales, 91, es decir, 65 por ciento, se ubican en los estados de mayor rezago y que están por debajo de la media nacional.

Características

En las Universidades para el Bienestar “Benito Juárez García”, 57 por ciento de la matrícula escolar son mujeres, mientras que el 43 por ciento hombres. La mayoría de los planteles y la matrícula se localiza en los municipios de muy bajo grado de marginación, por lo que en casi el 70 por ciento de los municipios del país no tienen ningún plantel de ese nivel de enseñanza.

De acuerdo con datos de la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Superior (SEP), con la contribución de las universidades y otros esfuerzos de las instituciones de educación superior, durante el ciclo 2019-2020 se alcanzó cobertura en educación superior del 41.6 por ciento.

Dentro de las universidades, 63.1 por ciento de la matrícula escolar procede del mismo municipio; 36.9 de municipios aledaños; 91.8 por ciento de la misma entidad, y 8.2 por ciento de otros estados.

La mayoría de los planteles y la matrícula se localiza en los municipios de muy bajo grado de marginación. (Andrés Lobato)

Programas académicos atienden necesidades

La directora general del organismo coordinador, Raquel Sosa Elízaga, explicó que la pandemia de covid-19 no detuvo la construcción de las primeras 100 sedes definitivas del programa de universidades, y durante el primer semestre de este 2021, se inaugurarán los 85 planteles concluidos, proceso que ya se inició en algunas unidades académicas a las que acudió el presidente Andrés Manuel López Obrador, como es el caso de Zinacatepec.

Comentó que se espera terminar la edificación de las 140 unidades, mientras en las primeras semanas de este año, inició la segunda fase de construcción en diversas sedes, a fin de ampliar su infraestructura con talleres y laboratorios.

Señaló que, en cada plantel, se otorga a los programas educativos personalidad y características acordes con cada una de las sedes y ejemplificó que no son iguales los problemas en Yucatán que en Puebla, por ello, el modelo se va arraigando en la comunidad en la que trabaja.

En el caso de Puebla, los planteles de las universidades buscan que los estudiantes desarrollen conocimientos y los apliquen en sus propias comunidades, como en Zinacatepec, en la zona de Tehuacán, donde se trabaja con la medicina en la práctica, en la prevención y en la atención comunitaria.

Las Ubbjg impulsan el trabajo comunitario y buscan que las actividades de aprendizaje sean significativas en función de las necesidades que enfrentan en las propias comunidades; además, durante la pandemia del covid-19, se mejoraron los mecanismos de comunicación con los estudiantes y se avanzaron en los procesos de digitalización.

Explicó que, para el desarrollo de las universidades en Puebla, se mantiene una estrecha relación con las autoridades locales, tanto municipales como estatales, para desarrollar la infraestructura y atender las principales necesidades.

“Creo que esta es una escuela que muestra muy bien, muy claramente cuál es el corazón, el espíritu con el que estamos trabajando. En esta oportunidad, pero en muchas otras, nos hemos apoyado por el presidente municipal, todo su equipo de trabajo se entregó de cuerpo entero a sacar adelante el trabajo; el gobierno del estado nos ayudó en todo”, apuntó.

Ejemplo de ellas es la universidad de Zinacatepec que ofrece la carrera de Medicina Integral y Salud Comunitaria, programa que es diferente a los que se ofrecen en otras instituciones de educación superior. Sosa Elízaga explicó que se impulsa la identidad cultural y se mantiene el idioma náhuatl.

Sobre este campus de reciente inauguración, aún se encuentran en proceso de edificación diez aulas más, las cuales se prevén entregar dentro de dos meses.

En la actualidad tiene una población superior a los 350 estudiantes inscritos, los cuales por la pandemia del coronavirus reciben clases en línea. El inicio de actividades de esta universidad se dio en anexos del Palacio Municipal que fueron acondicionados, y en la Universidad Regional de Zinacatepec; en esta última su director Mario Roberto Huerta Gómez, comentó que rentaban parte del edificio para que los alumnos recibieran catedra por la tarde.

Una de las causas por las cuales los alumnos se inscriben en esta universidad es por la beca de dos mil 200 pesos que bimestralmente reciben. En ese sentido, estudian jóvenes procedentes de la Sierra Negra, del estado de Oaxaca, Veracruz, Tijuana, Guadalajara, Baja California, Michoacán, entre otros.

Los planteles buscan que los estudiantes desarrollen conocimientos y los apliquen en sus propias comunidades. (Andrés Lobato)

Exceso en costo en Tlaxcala

En el estado de Tlaxcala, en julio de 2020 se inauguró la Universidad para el Bienestar “Benito Juárez García”, en la cual, de acuerdo con Raquel Sosa, existió un excedente de gastos en materiales para la construcción del edificio.

Comentó que se transfirieron más de 12.9 millones de pesos y solo se tienen unos 300 metros cuadrados de construcción. Por ello, adelantó que la Coordinación Nacional iniciaría una investigación precisa de lo que se gastó para la Universidad, no obstante, el resultado ya no se hizo público.

De acuerdo con la coordinación, al inicio del ciclo escolar se reportó una matrícula baja en las ingenierías en Agroalimentos y Ambiental para la Sustentabilidad, las cuales arrancaron clases en edificios prestados en Cuapiaxtla y Xaltocan, respectivamente.

En Cuapiaxtla fue abierta la Ingeniería en Agroalimentos con 20 estudiantes. Los universitarios de lo que será la primera generación son originarios de Altzayanca, Huamantla, Tequexquitla y Cuapiaxtla.

Por otro lado, en Xaltocan, el alcalde Eugenio Anacleto Sánchez Amador gestionó la donación de un predio para la universidad. En dicha región se instaló la Ingeniería de Ambiental, con una matrícula de 96 alumnos procedentes de diferentes lugares de Tlaxcala y de la Ciudad de México.

mpl

NOTAS MÁS VISTAS