Fernández Noroña: el izquierdista bronco que legitimó a Sheinbaum

Cuando muchos esperaban que incendiara la pradera, el petista ahogó sus reclamos, alzó la mano de “la compañera Claudia” y se convirtió en voz de las campañas de la 4T. Aspira a una senaduría y a encabezar un Congreso constituyente.

Fernández Noroña siempre ha militado en organizaciones de izquierda | Especial
Témoris Grecko
Ciudad de México /

En tres meses, José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña pasó de reclamar que una y otra vez lo ignorara la voz principal de la 4T,a tener la encomienda de hacerse cargo de la voz de las campañas de la 4T.

“Al excluirme (el presidente), está excluyendo a millones de mexicanos y mexicanas, está excluyendo la posición más de izquierda del movimiento”, se quejó todavía en junio, por enésima vez.

Pero tres días después de que López Obrador le entregó a Claudia Sheinbaum el “bastón de mando” de la 4T, la virtual candidata presidencial entró junto con Fernández Noroña a la Cámara de Diputados para reunirse con su bancada parlamentaria, y lo nombró voz y coordinador de los mensajes públicos de su coalición, además de ser el vínculo con organizaciones sociales y civiles.

Noroña es uno de los legisladores más activos en redes sociales | Especial

La escena fue contrastante con aquella que, por primera vez, puso al flamante vocero en la atención pública. El 23 de julio de 1996, cuando tenía 36 años y dirigía una organización de deudores afectados por la crisis económica, Fernández Noroña se arrojó frente al coche del entonces presidente Ernesto Zedillo, quien bajó para ayudarlo a levantarse. Gerardo le exigió apoyo para su gente.

Más cercano al poder presidencial que nunca, a sus 63 años Noroña es la figura más bronca y polémica entre las seis que compitieron en la contienda interna de la 4T. Si de alguien se temía que pudiera incendiar la pradera, era de él, quien además desde un principio asumió la postura de resonante conciencia crítica del proceso de selección de candidato. Sin embargo, al final de cuentas actuó como la lluvia que atempera el clima, serena a los rumiantes y contiene los fuegos.

Fue la sorpresa que legitimó el procedimiento al denunciar los reclamos de Marcelo Ebrard, quien se había dicho “preocupado por las incidencias”, como carentes de base y de sinceridad: “muy preocupado de que la ambición personal se anteponga a los intereses del pueblo y de nuestro movimiento”, se burló Noroña. Hablaba desde la posición de autoridad que le ganaron su fama de indomable, la constancia en sus cuestionamientos a las malas maniobras del conjunto de sus adversarios y la congruencia de no haber incurrido en ellas.


Empatado con Adán Augusto López entre el tercer y cuarto lugar en las cinco encuestas (el tabasqueño tuvo tres a favor y el capitalino dos, pero una es la de referencia), Fernández Noroña es considerado por tirios y troyanos como uno de los grandes ganadores del proceso de selección de Morena, por el incremento de 8 al 11 por ciento que logró –según la Encuesta de Encuestas de Polls.mx– en las preferencias ciudadanas, la proyección nacional que obtuvo y la consistencia ideológica de su discurso, que no se vio manchado por los típicos excesos de campaña.

En tres meses, José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña pasó de reclamar que una y otra vez lo ignorara la voz principal de la 4T | Octavio Hoyos

Las dudas ahora van en el sentido de, después de las elecciones de junio, qué querrá hacer la 4T con este liderazgo así como a qué aspira el propio Noroña. Lo persiguen ciertos gestos objetables, como la cuestionada alianza que estableció en 2020 con dos enemigos del movimiento, acusados de violencia y corrupción, los entonces diputados Mauricio Toledo y Héctor Serrano. Por otro lado, el acuerdo entre “corcholatas” que le abrió paso a la competencia prevé que el segundo lugar en el posicionamiento sea designado coordinador de la bancada de senadores de Morena en la próxima legislatura; que el tercero, lo sea de los diputados, y que el cuarto entre al gabinete presidencial.

Por el resultado mixto de las encuestas, el noroñismo afirma que su líder no quedó en cuarto lugar, sino en tercero. Y el segundo sitio podría quedar vacante si Marcelo Ebrard sale del partido.

Noroña constituyente

Nacido en Ciudad de México en 1960, egresado de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y actualmente vecino de la calle Leandro Valle en el Centro Histórico, Fernández Noroña siempre ha militado en organizaciones de izquierda, empezando por el Partido Mexicano Socialista (PMS), por el que fue electo diputado federal en 1988 y con el que se integró al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en su fundación, el año siguiente. En 2008, se pasó al Partido del Trabajo (PT), que lo llevó tres veces a la Cámara Baja, en 2009, 2018 y 2021.

Su vieja aspiración, sin embargo, ha sido la Cámara Alta: “Lo que siempre ha querido Noroña, desde muy joven, es ser senador”, dice un funcionario de izquierdas que lo conoce de cerca desde la fundación del PRD, en 1989, y que por sus responsabilidades políticas solicita no revelar su nombre. Pero insiste: “No decía presidente, decía senador”.
El compañero diputado es licenciado en Sociología por la Universidad Autónoma Metropolitana | Araceli López / Milenio Diario

Recientemente, las aspiraciones legislativas de este propietario de una camioneta híbrida Volvo XC90, crecieron en alcance. El domingo, en el Consejo Nacional de Morena que ungió a Sheinbaum como coordinadora de sus comités de defensa, su ex competidor mostró su carta de deseos al plantear la redacción de “una nueva Constitución” para “echar atrás todas las reformas neoliberales”, crear “otro Poder Judicial” y construir “los pilares de lo que es esta revolución sin violencia”.

Para encabezar esa misión, se propuso a sí mismo: “Si me preguntan en serio y si convocan a un Poder Constituyente, estaría encantado de presidirlo, eso me gustaría mucho”.

Noroña claudista

“No tengo nada qué reclamar”, declaró Noroña el 6 de septiembre, al darse a conocer los resultados de las cinco encuestas. Su presencia en ese evento en el World Trade Center era muy importante: Marcelo Ebrard solicitaba la repetición del proceso e insinuaba que podría renunciar al partido y presentarse por otra ruta como candidato presidencial, socavando a Sheinbaum.

Esta necesitaba el arropamiento de los otros cuatro competidores para exhibir la soledad y la falta de razón del rival descontento. Sobre todo, requería la sanción del más díscolo del grupo, el impredecible Noroña, con la estatura que había ganado en una campaña en la que, para enfrentar el despliegue de recursos de los demás, apostó a lo único que había en su arsenal: un férreo discurso de izquierdas y una amplia presencia en redes sociales.

“Soñé con ganar y no fue mi momento”, dijo con convincente énfasis. Le ofreció todo su apoyo a “la compañera Claudia” para ganar la Presidencia y condenó de antemano la posible escisión de Ebrard: a quien rompa por ambición “se lo va a chupar la bruja”. Más tarde, en su charla habitual por YouTube, les pidió a sus seguidores cerrar filas con la candidata, “no nos amarcelemos”, recomendó.

El diputado federal también ha encarado a secretarios de gobiernos pasados | Mónica Gónzalez | Mileno

Noroña anticlaudista

Su trayectoria, sin embargo, genera recelos en la élite obradorista-sheimbaumista. 

“Él ha hecho su carrera a base de contrapuntos”, señala su viejo conocido. “Se aventó al paso del coche de Zedillo, Calderón lo excluía porque no aguantaba que le gritara, su estilo de debate parlamentario es de trompo y descontón. Como legislador, no presenta iniciativas propias, solo firma en las colectivas. Una vez nos dijo que como diputado él no iba a escribir iniciativas, sino que iba a combatir a la derecha”.

Esta fuente recuerda que, alguna vez, Noroña se quejó de las críticas que recibía desde el obradorismo porque, en su visión, sus tácticas confrontativas eran similares a las que empleaba el hoy presidente en su juventud, “solo que ya están grandes los dos [Noroña tiene 63 años]. Andrés Manuel escribe, diseña legislaciones, ha encabezado la administración pública local y federal… la carrera de Gerardo solo se basa en tratar de avasallar al contrario”.

El legislador también fue uno de los más críticos del presidente Enrique Peña Nieto | Reuters

En 2018, se alejó en un principio del entonces aspirante de Morena y trató de convertirse en su rival, al lanzarse como candidato independiente a la Presidencia, pero volvió al redil al no lograrlo.

La distancia ha sido marcada por el propio López Obrador, con tanta claridad que la participación de Noroña en la contienda fue en sí misma vista como un triunfo para este, contra la voluntad percibida de AMLO. Por ejemplo, el 17 de mayo, apenas un mes antes del inicio de los recorridos de los aspirantes, reclamó en conferencia de prensa: “El compañero presidente volvió a dar nombres y volvió a excluirme. Me parece un acto incorrecto, me parece que se promueve el sectarismo, la exclusión”.

En campaña, la propia Claudia Sheinbaum recibió los embates de su contendiente en numerosas ocasiones. A ella, como puntera, le convenía evitar un debate entre aspirantes, pero Noroña insistía en que se realizara e hizo de su compañera el objetivo principal de sus cuestionamientos: “no hay tapado, no hay dedazo, pero por supuesto que hay cargada”, dijo en una de tantas entrevistas, ”es evidente que está toda la estructura política de nuestro movimiento al servicio de una aspiración”.

Noroña toledista

No era la primera vez que criticaba a quien recibió de AMLO el “bastón de mando” de la 4T. Entre otras ocasiones, está una que pone en cuestión no a la ex jefa de Gobierno sino la honestidad y la fama de no dar cuartel de las que se precia Noroña (además de que pesa sobre él una denuncia por violencia política de género cuya sanción, él reclama, es excesiva porque podría inhabilitarlo políticamente de por vida).

En mítines de Claudia Sheinbaum en la entonces Delegación Coyoacán, en 2018, grupos de golpeadores atacaron a los asistentes y mataron a una mujer mayor. Sheinbaum responsabilizó al político que por años hizo un feudo propio de esa demarcación, Mauricio Toledo, acusado de violencia y extorsión. Fernández Noroña escribió ese 5 de enero en Twitter: 

“Murió la compañera de Morena, Martha Patricia Reyes Tenorio, en Coyoacán, producto de las agresiones de ayer. Mauricio Toledo debe ser desaforado”. El 22 de febrero, en la misma red, lo acusó de adueñarse del fondo de apoyo a damnificados del terremoto “como botín” y lo llamó “el asesino de Coyoacán”.
Noroña se ha confrontado con el Estado Mayor Presidencial; ha llamado a la desobediencia civil o a no pagar impuestos | Nelly Salas / Milenio

Pero en 2020, en su intento fallido de presidir la Cámara de Diputados, se alió con Toledo y otro legislador enemigo de Morena, Héctor Serrano, ex secretario de Gobierno de Miguel Ángel Mancera en Ciudad de México. Incorporó a Toledo a la dirección del Partido del Trabajo y después logró darle uno de los lugares de esa organización en las candidaturas a diputados de la coalición de la 4T, en 2021.

A pesar del rechazo de Sheinbaum, Noroña trataba de salvar el fuero legislativo con el que Toledo quería seguir evadiendo un proceso judicialactivo en su contra, por enriquecimiento ilícito. La maniobra falló porque en agosto de 2021, el pleno de la Cámara decidió, por 381 votos a favor y 24 en contra, el desafuero del acusado, quien se había anticipado al escapar días antes a Chile.

Noroña se quejó de las críticas que recibía desde el obradorismo | Juan Carlos Bautista

Representado por tres abogados famosos (Samuel Donoso, que también defendía al entonces presidente Sebastián Piñera; Luis Masferrer, ex director de la Agencia Nacional de Inteligencia; y Gonzalo Cisternas, hijo de un ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de Chile) e instalado en el lujoso Renaissance Santiago Hotel, Toledo le aseguró a la prensa chilena que los cargos en su contra no eran más que una persecución política de la jefa de Gobierno. “Me da risa, de verdad”, respondió Sheinbaum, “que ahora ande en todos los medios de comunicación presentándose como víctima”.

Noroña salió en defensa de su asociado: “Qué bueno que le dé risa a la compañera Claudia Sheinbaum que la señalen de persecución y que ella diga que le da risa”. La acusó de “torpedear la unidad del movimiento” y “contribuir al fortalecimiento, al gozo, de la derecha”. Y reivindicó su defensa del hombre al que antes había llamado “asesino” y acusado de robar el apoyo a damnificados, pues, si no, “seríamos unos canallas. Díganme y critíquenme lo que les venga en gana, pero ingrato no voy a ser nunca”.

Con base en tecnicismos judiciales, los defensores de Toledo consiguieron que la justicia chilena rechazara la solicitud de extraditarlo a México.

Noroña (y López y Monreal) cerca

Aunque la designación de Adán Augusto López como coordinador político de la campaña presidencial morenista, de Ricardo Monreal como coordinador de organización y de Noroña como portavoz, no estaba prevista en el acuerdo que les garantiza posiciones en el futuro gobierno, algunos observadores lo interpretaron como una muestra de la voluntad de cumplirlo.

Señalaron también riesgos de pugnas entre ellos. En el caso del petista, se extrañaron de la decisión de darle la vocería a un hombre que “no parece especializado en hablar de otros” y que “tiene un temperamento de fácil explosión”.

Otros citaron a Michael Corleone, personaje de El Padrino, al interpretar que Sheinbaum actúa con prudencia maquiavélica:

“Mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos, más cerca”.

FR 

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.