Arriola: en mi gestión no hubo ‘huachicoleo’

Dijo que se logró un abasto nacional de 99.5 por ciento, lo que significó pasar de 12 a 18 millones de recetas mensuales surtidas a los derechohabientes entre 2012 a 2017.

Se logró un abasto nacional de 99.5 por ciento. (Especial)
Blanca Valadez
Ciudad de México /

El ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social, Mikel Arriola, rechazó que durante su administración se haya presentado caso alguno de huachicoleo de medicamentos, por el contrario, dijo que se logró un abasto nacional de 99.5 por ciento, lo que significó pasar de 12 a 18 millones de recetas mensuales surtidas a los derechohabientes entre 2012 a 2017.

Sin embargo, consideró esencial que este tipo de fraudes que, a su juicio, pertenecen a “la esfera personalísima del que está perpetrando el delito”, pero que atentan contra el patrimonio y la salud de los derechohabientes del Seguro Social, se investiguen, castiguen y además se busque la reparación del daño.

“Cuando hay alguna falsificación es precisamente porque alguien quiere cometer un ilícito y la investigación tendrá que determinar quién fue quien cometió el ilícito, si es el caso. Yo no identifiqué ninguna irregularidad”, dijo tras aclarar que cuando dejó el cargo a finales de 2017 se impulsaron medidas de control, como la receta electrónica, pero cuando “alguien quiere delinquir” busca la manera de “modificar el sistema a su favor para generarse una ganancia” y eso “tiene que ser sancionado”.

“Es un tema que yo creo es importante que se revise de manera muy puntual. Si hay fraudes y se tiene evidencia, que bueno que se lleven adelante acciones para poder aclararlo y también para poder reparar el daño. Es muy importante que los bienes públicos, como las medicinas, se administren de manera integral.

“En el cierre de la administración anterior el abasto de medicamentos fue de 99.5 por ciento, me parece que se ha mantenido. Y yo felicito a las nuevas autoridades que hagan indagatorias. Generalmente en los temas de fraude pues hay un tema absolutamente personal. Si hay un doctor, no lo asumo ni lo afirmo, que falsifica una receta, pues es atribuible precisamente a ese doctor que falsificó la receta y a ese hay que sancionarlo”.

—¿Cómo dejó el IMSS?

—Yo tuve una administración en la que afortunadamente en 2016 llegamos a un superávit de operación, después de 35 años, en la que los ingresos superaron a los egresos y se incrementaron las inversiones en infraestructura.