La historia de los samurái que vivieron en California

Wakamatsu Farm es la única colonia de samuráis que se fundó fuera de Japón y está en California. Fue establecida el 8 de junio de 1869

Foto: Archivo (imagen no ligada a la colonia; sólo para fines ilustrativos)

Milenio Digital

En un rincón de California se encuentra un paisaje de manantiales, arroyos, humedales y bosques de robles. Sus tierras cuentan la historia de un grupo de migrantes japoneses que llegaron a suelo americano en busca de un mejor porvenir. Estamos hablando de Wakamatsu Farm, una colonia japonesa fundada el 8 de junio de 1869. 

Éste fue el primer asentamiento permanente de japoneses en América del Norte y el único fundado por samuráis fuera de Japón. 

Foto: Facebook @WakamatsuFarm

En ese momento, Japón pasaba por un periodo de inestabilidad política y social. Desde 1603, el Shogunato Tokugawa había gobernado la nación bajo una dictadura militar. 

Los gobernantes de ese régimen eran aislacionistas y creían que los extranjeros debían estar fuera para mantener su cultura intacta. Sin embargo, en 1853 el comodoro Matthew Perry y la Marina de Estados Unidos forzaron la apertura comercial de Japón y la sociedad japonesa comenzó a cambiar.

Algunos anhelaban contacto con el resto del mundo y en 1868, comenzó la Guerra Civil Boshin. Ese año, 4 mil samuráis fueron derrotados por el ejército 20 mil soldados del Emperador en la provincia de Aizuwakamatsu.

El líder samurái Katamori Matsudaira fue capturado y condenado a ejecución. Pero antes de su trágico final, dejó una suma de dinero a su amigo y consejero militar John Henry Schnell para salir de Japón.

En abril de 1869, Schnell organizó la huida a Estados Unidos. Entre los refugiados estaban varios samurái veteranos y una joven de 17 años llamada Okei Ito que trabajaba como niñera de la familia Schnell.

Foto: Facebook @WakamatsuFarm

Entre sus pertenencias traían capullos de gusanos de seda, brotes de , bambú, utensilios de cocina y espadas. Los recién llegados compraron 200 acres de tierra en Gold Hill, California y entre 1869 y 1870 exhibieron sus cosechas en la feria agrícola del estado. Así, la granja Wakamatsu se convirtió en su nuevo hogar.

La prensa de la época emitió opiniones diversas sobre los japoneses: algunos aplaudieron la cultura de trabajo de los migrantes, mientras otros se sorprendieron al ver que eran abiertos con sus costumbres.

Un diario comentó que California ya no tendría que volver a importar .

Pero la granja Wakamatsu quebró debido a una seguía en 1871 y a varios conflictos internos relacionados con Schnell. El antiguo consejero militar había prometido traer más familias japonesas a California, aunque no cumplió con su palabra.

Con el tiempo la colonia se fue dispersando, pero el legado del pueblo japonés permaneció en California. Okei Ito, la joven que llegó con 17 años a Estados Unidos, se convirtió en la primera pionera japonesa en morir en suelo americano.

Foto: Facebook @WakamatsuFarm

Okei Ito falleció en 1871 a los 19 años y su tumba se convirtió en un sitio frecuentado por los visitantes japoneses que desde entonces han acudido mostrar sus respetos. 

El lugar continúa funcionando como granja y aunque es propiedad privada, reciben algunas visitas programadas. Wakamatsu Farm ofrece recorridos y la posibilidad de organizar eventos en sus jardines.

Wakamatsu Farm está a unas 50 millas del centro de Sacramento y tiene registro como lugar histórico a nivel nacional.

evr

NOTAS MÁS VISTAS