Un poema de León Plascencia Ñol: “Virus Killer”

Poesía

Este poema forma parte de Animales extranjeros (ERA/ Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas), que obtuvo el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 2019.

"Mi cuerpo es un refugio derruido, pero antes pudo ser cualquier cosa". (Ilustración: Vera Petruk)

León Plascencia Ñol

En este lugar del mundo, silencioso

como un estornino muerto por la bala

que disparó un niño en North Carolina,

mis pies descansan desnudos

sobre unas telas húmedas que contienen

unas láminas delgadas de metal: lanzan

a intervalos regulares pequeñas descargas

eléctricas. Mi cuerpo quiere limpiarse,

arrojar lo malo que contiene, su singularidad.

Me gusta la palabra “singularidad”,

su deslavada imagen, su desprendimiento.

Mi cuerpo es un refugio derruido, pero antes

pudo ser cualquier cosa. Aquí en esta isla,

en este lugar del mundo, nado en la orilla

izquierdo de mis muertos.

Hay una forma de ignorancia en el dolor.

No hay pérdidas. Intento mantenerme

en forma de muchas maneras.

Nos acercamos peligrosamente a la quietud

del fuego que arde a un lado del teléfono.

Mi cuerpo se limpia. Es una maquinaria

que susurra de manera saludable.

No hay conclusión en ello.

AQ

NOTAS MÁS VISTAS