Rodrigo de la Cadena, el heredero de la bohemia

Doble filo

El intérprete mexicano habla sobre Cole Porter, María Grever y otros de sus compositores preferidos en este ping-pong verbal con Laberinto.

Rodrigo de la Cadena es reconocido tanto como por sus interpretaciones de boleros como por composiciones propias. (Foto: Pedro Sánchez | Notimex)

Fernando Figueroa

Dueño de una memoria prodigiosa, Rodrigo de la Cadena es un destacado intérprete de boleros, pianista y compositor. En su discografía destaca un álbum triple con temas de Agustín Lara y varias colaboraciones con Armando Manzanero. El público conoce al artista de 32 años por sus programas de radio y televisión, pero sus presentaciones en pequeños espacios son memorables. Hoy juega ping-pong con Laberinto.

—¿Qué es la música?

Dulce alimento envenenado para los que vivimos de amor.

—¿Qué es el bolero?

La distancia más corta entre dos cuerpos.

—¿Qué es el piano?

Concha nácar en donde traducimos nuestras emociones.

—¿Cuántas canciones has registrado en la SACM?

Casi cien.

—Recomienda una.

“Hace muchos pecados que no te cometo”.

—¿Qué se siente cantar en el Zócalo?

Nada más piensa que es el templo mayor de nuestros escenarios.

—Agustín Lara en una frase.

El más grande compositor y personaje.

—Una de sus canciones.

Mujer”.

—Una línea de otra canción de él.

“El hastío es pavo real que se aburre de luz en la tarde”.

—Manzanero en una frase.

Última leyenda maya del romanticismo.

—Una de sus canciones.

Como yo te amé”.

—Una línea de otra canción de él.

“Cuando estoy contigo, yo cambio la gloria por la dicha enorme de estar en tu historia”.

—El mejor consejo que te dio.

“Párate bien para que te vean, habla fuerte para que te oigan y sé breve para que te aplaudan”.

—Un bolero de Alfredo Gil.

Sin un amor”.

—Uno de María Grever.

Alma mía”.

—Una composición de Beethoven.

Fidelio, su única ópera.

—Javier Camarena o Plácido Domingo.

Plácido Domingo.

—Una presentación inolvidable.

En 2014, cuando gané el Festival Eslavo de las Artes, en Bielorrusia.

—Y tu mayor oso.

En Cuba, cuando se vencieron las patas de un viejo piano donde alguna vez tocó Bola de Nieve.

—Dos grandes pianistas.

Martha Argerich y Vladimir Ashkenazi.

—Un poeta mexicano y otro extranjero.

Jaime Sabines y Walt Whitman.

—Un libro en una isla desierta.

El Aleph, de Borges.

—Una canción que envidies.

“Night and Day”, de Cole Porter.

—Porcentaje desechable del reguetón.

Nada que sea una legítima manifestación de las emociones es desechable.

—José José o Luis Miguel.

José José.

—Si Morena gana la alcaldía Cuauhtémoc de la capital, te encargarás de Cultura. ¿No es riesgoso para un artista?

Sería un honor y gran responsabilidad.

—Música para tus últimos minutos.

“Va, pensiero” de Nabucco, de Verdi.

—Tu epitafio.

“Lejos de los ojos, cerca del corazón”.

​AQ

NOTAS MÁS VISTAS