Necesitamos visibilizar las violencias: Mónica Ponce

Mónica es una mujer apasionada por el teatro que con el paso del tiempo descubrió el feminismo, comenzó a leer sobre las corrientes de éste y descubrió su identidad como una lesbiana feminista radical y separatista.

Actualmente, Mónica Ponce es coordinadora del Foro Las Nahualas, del Taller AC. (Andrés Lobato)

Rosario Portillo

“Necesitamos visibilizar las violencias que están sucediendo en el mundo, para que éste lo sepa, por ejemplo: si mi madre no se encontrara con una marcha, no me preguntaría por qué lo hacen y qué es lo que pasa. Y la gente nos cuestiona ¿por qué salir a las calles y por qué pintar? -Respondo que la calle es un lugar de encuentro y se convierte en el espacio donde se crea una red de mujeres, quienes sí pueden hacer algo, algo que nadie está haciendo porque son indiferentes” señala Mónica Ponce.

Mónica es una mujer apasionada por el teatro, desde que estudiaba creía que el arte puede cambiar el mundo, con el paso del tiempo descubrió el feminismo, comenzó a leer sobre las corrientes de éste y descubrió su identidad como una lesbiana feminista radical y separatista.

Actualmente es coordinadora del Foro Las Nahualas, del Taller AC, un espacio creado para mujeres donde se brindan charlas en la Escuelita Feminista y la Escuelita de Niñas, así como talleres de autodefensa; pero su herramienta más fuerte es el teatro.

El teatro derecho humano

“Salimos a comunidades, vamos a espacios donde la gente no tiene la posibilidad de ir al teatro, tenemos una función a la semana. Aquí las productoras, directoras y dramaturgas pueden visibilizar su trabajo, dándoles voz, la misma que desde el machismo les han bloqueado en otros espacios.”

A decir de Ponce, ella y sus compañeras tienen la consigna de que el teatro y la cultura es un derecho humano y como el gobierno no lo proporciona, se han dedicado a llevarlo a la gente de forma gratuita.

“Después de cada función se pide una cooperación voluntaria y ha sido muy bonito, ya que hemos podido acceder a públicos olvidados, lo sabemos porque al final preguntamos ¿quién viene por primera vez al teatro? y hay mucha gente que levanta la mano.”

Las nuevas masculinidades

Cuando Mónica era más joven creía que el feminismo era lo mismo que el machismo, y con el paso del tiempo cambió su forma de pensar. “Ahora sé que el feminismo es una lucha histórica, es un montón de mujeres que han hecho historia. Me considero feminista, radical y separatista, pero esa palabra se saca de contexto y la gente no la entiende como tal, yo soy separatista porque soy lesbiana pero también acompaño a las compañeras trans en su lucha desde mi posición, yo les digo soy diferente pero aquí estoy”.

Al preguntarle a Mónica por qué la voz de las feministas no debe apagarse, ella responde “sé que la gente se molesta por el cierre de calles, que se indigna, pero ¿por qué no les indigna más que una niña secuestrada, o que una chica llamada Ingrid haya sido desmembrada? Estamos en un país bien pobre del alma, miserable. Donde a la gente ya no le interesa lo que le pasa al otro y la única conclusión a la que llego, es que se han olvidado de la historia y no hay empatía, se nota desde que asaltan a alguien en la calle y prefieren desviar la mirada; porque la pasan re bien cerrando los ojos, y para eso es que existe otro bloque: la resistencia.”

“Está sucediendo algo, tan sólo ver a los estudiantes que salen a la calle y se expresan, ya es señal de que algo pasó. Y eso nos recuerda que las sufragistas también lo hicieron y lograron el derecho a votar, a divorciarse, a equilibrar el salario, por eso tenemos que continuar esto que dejaron ellas. Ahora vamos a continuar la lucha para que a la chica ya no la acose su jefe; que yo como mujer pueda dormir como mi compañero y él no quiera propasarse, trabajar desde las nuevas masculinidades”.


mpl

NOTAS MÁS VISTAS