Los medallistas olímpicos que fueron 'héroe y cobarde' en el Titanic

La madrugada en la que transatlántico se hundió, un tenista y un esgrimista tomaron decisiones distintas que marcaron su vida para siempre

Richard Norris Williams y Cosmo Duff-Gordon (AFP / Especial)

La Afición

El transatlántico británico Titanic y su trágico hundimiento, en su viaje inaugural, es sin duda uno de los acontecimientos que más historias ha dado para contar, desde su salida el 10 de abril de 1912 en el puerto de Southampton, hasta la noche en la que colisionó con un iceberg y se fue al fondo del Atlántico entre la madrugada del 14 y 15 de abril.

Con 885 tripulantes y 2 mil 787 pasajeros, era muy difícil que algún deportista famoso de la época no se haya resistido a ser parte del hecho histórico que marcaría las primeras planas de los diarios cuando el barco más grande del mundo –en la época- atracara en Nueva York.

Richard Norris Williams, un tenista estadunidense, y el esgrimista escocés Cosmo Duff-Gordon, fueron tripulantes de primera clase en el primer y único viaje del Titanic. Ambos fueron extraordinarios deportistas en sus respectivas épocas, pero su participación tras el accidente con el gran témpano de hielo, marcaría sus nombres el resto de su vida.

EL HÉROE

Richard Norris Williams tenía 21 años el día del accidente, en Estados Unidos era reconocido por la agresividad de su saque, su carrera dio un gran salto después de sobrevivir aferrado a un salvavidas y seis horas con las piernas bajo el agua congelada hasta su rescate. Un auténtico milagro.

Richard, que viajaba con su padre, permaneció en el Titanic hasta que éste se hundió. Para rescatar a una persona atrapada, rompió una de las puertas de madera, ocasionando que un guardia le recriminara el acto, advirtiéndole que tenía que pagarla. Este acto fue homenajeado por James Cameron en su película de 1997.

Cuando el barco Carpathia rescató a Williams, se temía que perdiera ambas piernas por el tiempo que estuvieron bajo el agua, pero logró sobreponerse y tan solo cuatro meses después estaba participando en el US Open, mismo que ganó en la modalidad dobles mixtos.

En dobles, Norris también ganó Wimbledon (1920) y un par de Abiertos de Estados Unidos (1925 y 1926) la joya de su corona llegó en los Juegos Olímpicos de París 1924, donde se colgó la medalla de oro en los dobles mixtos.

¿EL COBARDE?

A diferencia de Richard, Cosmo Duff-Gordon ya era mayor cuando abordó el Titanic. Con 49 años, el esgrimista y medallista de plata en los Juegos Olímpicos de 1906, viajaba junto a su esposa y su asistente con los nombres de Señor y Señora Morgan, pues se dice que preferían tener un desembarco en Nueva York sin tanto acoso de la prensa.

La noche del hundimiento, Cosmo y sus dos acompañantes fueron de los primeros en abordar un bote a pesar de que la instrucción del capitán había sido que, tanto mujeres como niños, serían los primeros en ser puestos a salvo; además, la embarcación tenía 12 personas, mucho menos que la capacidad para los 40 con la que fueron diseñados.

Después se supo que Gordon ofreció 5 libras a los dos miembros de la tripulación que estaban en su bote para que no regresaran a rescatar personas de las aguas heladas, el propio Cosmo desmintió categóricamente que aquello se haya tratado de un soborno, en cambio, dijo que era una retribución o propina para los guardias. Dichos actos le valieron el mote de El Cobarde del Titanic y el repudio de la sociedad.

Su participación también tuvo una escena en la película de Titanic, la cual finalmente fue eliminada.


NOTAS MÁS VISTAS