La Favi: "Busco compartir música transgresora que cruce límites entre la realidad y la fantasía"

En entrevista con MILENIO, la cantante habla sobre su nuevo disco, 'No es igual', que presentará en la Ciudad de México y Monterrey a principios de julio.

Natalia García, mejor conocida como La Favi | Foto: Abraham Hernández Mora
Ciudad de México /

Los días que iba a cantar al coro religioso, Natalia García se “emocionaba mucho”; en ese entonces era una niña sin mucho interés por la vorágine cultural de su natal San Francisco – de lo que cobraría consciencia años después –, lo único que quería era perderse “dentro de la armonía y la melodía” de las canciones. Una sensación que la hacía “vibrar”, y que a la fecha mantiene.

Nacida en una casa donde la música era un eslabón crucial, la hija de una familia que migró de Venezuela y Cuba – y previamente de España –, pronto comenzó a empaparse de los sonidos de su barrio estadunidense: entre los carnavales, festivales y demás expresiones culturales de calle, conoció el reggae, el rap y otras sonoridades de arrabal.

Así encontró coincidencias musicales con la pandilla del Mission District, y pronto un productor, su vecino, se atrevió a grabar su voz para los coros de unos raperos. Ahí puede decirse que nació La Favi, su nombre de batalla.

Todos éramos jóvenes haciendo música, mezclando. Lo mío era más aflamencado, música árabe – detalla en entrevista con MILENIO –. Siendo nosotros gente de la diáspora, en el barrio llevamos esa influencia de la cultura popular de nuestros países de origen”.
Foto: Kolepa Phy

A la par de los coros y otras colaboraciones menores, la artista hacía sus canciones, “aunque no me animaba a empezar a sacar mi propia música”. 

Pero un momento de iluminación hizo que dejara de lado las opiniones externas, que le decían que no cantara aflamencado, abrazó sus raíces hispanas y se envalentonó para, en 2017, lanzar su carta de presentación: el EP Reir & Llorar, que como productor tuvo al peruano Deltatron, también fundador del colectivo Terror Negro.

“A los 18-19 que empecé a grabar en estudio y ahí empezó todo como una adicción; me metí en el juego y a veces intentaba salir, pero nunca salí, seguí haciendo música porque es algo que siempre me llamó”, confiesa.

Este primer material la hizo volver una temporada a España – “viví un tiempo en Granada y me marcó mucho eso” –, donde conectó con Ms Nina, PXXR GVNG y La Zowi“Amigos que lo hacíamos por amor al arte y divertirnos, así empezó todo”.

“Ya luego me invitó más gente a trabajar, por ejemplo, Bocafloja me invitó a México la primera vez”, rememora La Favi, que vuelve a principios de julio: el jueves 7 en Astro, Monterrey, y el viernes 8 en Supremo, Ciudad de México.
Fechas en México

Para este regreso, la cantante trae bajo el brazo su primer larga duración, No es igual, 12 temas respaldados por el sello Dim Mak En Fuego (de Steve Aoki) que ejemplifican perfectamente esa esencia homogénea de su autora: zarpazos electrónicos, invocaciones de perreo, atisbos de cumbia y reggae, probaditas de flamenco y letras que son odas a diversos sentimientos.

De esta docena, producida por Ulises Lozano El Licenciado, integrante de Kinky, destacan piezas como Bebiendo, donde colabora Ms Nina, y Esa fui yo, una composición hiper personal.

"Cuenta una historia de que cuando no tenías a nadie yo estaba ahí; cuenta un poco cómo soy en mis relaciones, que he perdido mucho en el amor, aunque he llegado a encontrar la fuerza en el hecho que soy intensa en mis emociones, que doy mi corazón a la gente", dice sobre esta canción de apenas 2 minutos de duración.

Luego, La Favi aborda la esencia de su arte: "Busco compartir, a partir de una mezcla de estilos, música transgresora, que transmita emoción, que cruce límites entre la realidad y la fantasía"

"Esa es la energía que traigo; es música popular, para la calle, pero también tiene algo un poco misterioso que intento transmitir en mis canciones", añade.

Y hasta el final de la charla deja el principal motor de No es igual, y de todo lo que está haciendo la cantante actualmente: su hija.

"Cambio mucho mi vida porque de repente tuve que tomar todo más en serio; durante la pandemia creo que me perdí un poco, y en un momento muy oscuro de mi vida llegó mi hija, que es una luz para mí. No ha sido fácil, pero por ella he cambiado mucho mi vida, me hizo darme cuenta que quería dedicarme de verdad a lo que es mi pasión para darle una mejor vida a mi hija, y yo estoy echando pa’ delante sola con toda la gente que nos quiere".

hc

  • Yair Hernández
  • juan.hernandez@milenio.com
  • (Azcapotzalco, 1994). Ya lo dijo Carpentier: “El periodismo es una maravillosa escuela de vida”.

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.