Transportistas de La Laguna se suman a restricciones por covid-19 en Durango

El secretario general del sindicato de rutas urbanas dijo estar consciente que los usuarios relajaron las medidas una vez que empezó el Plan de Vacunación.

Transportistas de la Región Lagunera de Durango. (Rolando Riestra)

Isis Rábago

Hasta el mediodía de este miércoles, los transportistas de la Región Lagunera de Durango desconocían las nuevas medidas restrictivas que se implementarán debido a los incrementos de casos positivos de coronavirus y el retorno al color naranja en el semáforo epidemiológico del Estado.

Raúl Martínez Caldera, secretario general del sindicato de rutas urbanas de Gómez Palacio, señaló que ellos desde el inicio de la contingencia a nivel nacional, han acatado las disposiciones de salubridad cuando se les ha requerido.

“Entonces las restricciones que nos indiquen, pues las tendremos que acatar por el bien de la comunidad, nosotros no hemos bajado la guardia en los protocolos de salubridad”.

Sin embargo, al cuestionarlo sobre la cantidad de personas que abordan una ruta urbana sin cubrebocas, dijo estar consciente que los usuarios relajaron las medidas una vez que empezó el Plan Nacional de Vacunación y en La Laguna empezaron con la inoculación contra el covid-19.

“Yo creo que el error también fue de las propias autoridades al haber permitido eso, osea no bajar la guardia”, agregó.

Lo anterior debido a que desde hace varios meses no se llevan a cabo los operativos de revisión, pero además no les han dado indicaciones.

Pese a que en un inicio regalaban cubrebocas, varios operadores de las rutas urbanas empezaron a recibir agresiones por parte de los usuarios que se rehusaban a portarlo y decidieron no continuar con estas acciones.

Para el secretario general del sindicato de rutas, lo mejor sería que las autoridades empezaran a implementar operativos y aplicar apercibimientos a las personas que no cumplen con este protocolo.

Desde el inicio de la contingencia que implicaba la reducción de pasajeros y corridas, este sector sufrió una reducción de 30%, lo cual fue un golpe duro debido a que en ese tiempo se encontraban en números rojos, e inclusive no alcanzaban los gastos de operación, y pese a que iniciaron una nueva reactivación, falta por recuperar el 50% de lo perdido.

​EGO

NOTAS MÁS VISTAS