Arizona y Wisconsin validan el triunfo de Biden en elecciones presidenciales

Ambos estados certificaron la victoria del demócrata, donde incuso aumentó su ventaja en Wisconssin tras el recuento de votos; la campaña de Trump planea volver a impugnar los resultados.

Biden será formalmente presidente electo en los próximos días, cuando se reúna el colegio electoral. (AFP)

AFP y AP

El estado clave de Arizona certificó oficialmente la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, consolidando su diferencia ante Donald Trump, que aún no ha admitido la derrota.

"Hoy firmamos la certificación de las elecciones de 2020 en Arizona", tuiteó Doug Ducey, el gobernador republicano de ese estado que ha pasado al campo demócrata por primera vez en casi 25 años. Biden obtuvo una estrecha victoria, por un margen de 10 mil 457 votos, en un estado en el que sufragaron casi 3.5 millones de electores.

La secretaria de estado de Arizona, Katie Hobbs, responsable de las operaciones electorales, dijo que la elección fue "realizada con transparencia, precisión y equidad (...) a pesar de numerosas acusaciones infundadas en sentido contrario".

Arizona también certificó la victoria del candidato demócrata al Senado, Mark Kelly, para que "pueda prestar juramento lo antes posible", subrayó Ducey.

La certificación no necesariamente significa el fin de los recursos de los republicanos ante los tribunales, ya que este estado permite que los resultados sean impugnados incluso después de que hayan sido validados.

De hecho, el equipo de campaña de Trump ha intentado, sin éxito hasta ahora, obstaculizar el proceso de certificación de resultados en estados claves ganados por Biden impugnándolos ante la justicia. 

Wisconsin también valida la victoria de Biden

Wisconsin, que fuera un estado crucial en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, concluyó la víspera el recuento de votos y confirmó la victoria del demócrata Biden sobre el presidente Trump. El mandatario saliente prometió impugnar el resultado en los tribunales incluso antes de que el recuento finalizara.

“Como hemos dicho, el recuento sólo sirvió para reafirmar la victoria de Joe Biden en Wisconsin”, dijo Danielle Melfi, quien dirigió la campaña del demócrata en el estado, en un comunicado.

El condado de Dane fue el segundo y último condado en terminar con su recuento, reportando que Trump ganó apenas 45 sufragios más. El otro gran y abrumadoramente liberal condado del estado, Milwaukee, donde se efectuó un recuento por el que la campaña de Trump pagó 3 millones de dólares, reportó sus resultados el viernes: Biden obtuvo 132 papeletas más.

En conjunto, el recuento en los dos condados apenas modificó el margen de victoria de Biden de unos 20 mil 600 votos, dándole al triunfador una ganancia neta de sólo 87 sufragios.

Sin precedentes para revertir un resultado tan amplio como el de Biden, se preveía que Trump acudiría a la corte una vez que el recuento hubiera terminado. La campaña del mandatario ha impugnado miles de votos enviados por correo durante el recuento, e incluso antes de que fuese concluido Trump tuiteó que demandaría.

“El recuento de Wisconsin no es acerca de encontrar errores en el conteo, es acerca de encontrar a personas que han votado ilegalmente y ese caso será presentado después de que termine el recuento, el lunes o el martes”, tuiteó Trump el sábado. “Hemos encontrado muchos votos ilegales. ¡Estén atentos!”

Los funcionarios de la campaña de Trump no respondieron de inmediato a las solicitudes de para que dieran sus comentarios. El plazo para certificar la votación vence el martes. La certificación es realizada por el presidente demócrata de la Comisión Electoral de Wisconsin.

La organización Wisconsin Voters Alliance (Alianza de Votantes de Wisconsin), un grupo conservador, ya entabló una demanda contra los funcionarios electorales del estado que busca impedir la certificación de los resultados.

Hace muchos de los alegatos que se tiene previsto efectúe Trump. Los abogados del gobernador demócrata Tony Evers le han pedido a la Corte Suprema local que desestime la querella. Evers dijo que la demanda es una “mezcla confusa de distorsiones legales” que usa tergiversaciones de hechos en un intento por quitarle el derecho al voto a millones de residentes de Wisconsin.

Otra demanda presentada el fin de semana por Dean Mueller, un habitante de Wisconsin, alega que las papeletas colocadas en buzones son ilegales y no deben contabilizarse.

Los abogados de Trump se han quejado sobre los votos en ausencia en los que los electores se identificaron como “confinados indefinidamente”, lo que les permitió emitir un voto en ausencia sin mostrar una identificación con fotografía.

De los votos que tienen un sobre de certificación con dos colores de tinta, señalando que un trabajador electoral podría haber ayudado a completar el proceso; y de los sufragios en ausencia que no tienen un registro escrito por separado de su solicitud, como en el caso de los votos en ausencia efectuados en persona.

Las autoridades electorales de los dos condados contabilizaron esos votos durante el recuento, pero los marcaron como evidencia a petición de la campaña de Trump.

La campaña del mandatario ya ha fracasado en otras cortes en las que no presentó pruebas de que haya habido fraude generalizado en los comicios, que los expertos coinciden ampliamente que no existió. Las impugnaciones de Trump han fracasado también, Georgia, Michigan, Nevada y Pensilvania.

​dmr 

NOTAS MÁS VISTAS