Biden vence a Trump: Promete unir y sanar a Estados Unidos

Joe Biden aprovechó su discurso, que duró unos 15 minutos, para agradecer especialmente a la comunidad afroamericana que votó en masa por él.

Joe Biden promete que será un presidente que unirá y no dividirá en EU.

Horacio Besson y Agencias

Se vio eufórico y no ocultaba la satisfacción por la victoria lograda, pero ante todo, se presentó conciliador: "Soy orgullosamente demócrata, pero seré presidente de todo Estados Unidos".

Ya como mandatario electo tras cuatro días de espera, Joe Biden pidió a los estadunidenses darse "una oportunidad" para la reconciliación y dejar atrás la división.

Así, el demócrata se presentaba ya no como candidato a la presidencia que iza argumentos partidistas sino como mandatario y estadista en busca de la unidad de los estadunidenses.

Poniendo distancia al discurso que siempre enarboló Donald Trump, Biden afirmó que no verá la diferencia entre "estados rojos y estados azules", en referencia a los colores del Partido Republicano y el Demócrata.

"Dejemos que esta sombría era de demonización en Estados Unidos comience a terminar aquí y ahora” para, quizá en la parte más emotiva de su discurso, hablar del alma estadunidense.
El virtual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que trabajará arduamente por aquellos que no votaron por él. (AP)

Entonces se comprometió en dar todos sus esfuerzos para "restaurar el alma de Estados Unidos para reconstruir la columna vertebral de esta nación, la clase media, y para hacer que Estados Unidos vuelva a ser respetado en el mundo de nuevo".

"A quienes votaron por el presidente Trump, entiendo su decepción esta noche. Yo mismo he perdido un par de elecciones. Pero ahora, démonos una oportunidad. Es hora de dejar de lado la dura retórica. Bajar la temperatura. Para volver a vernos. Escucharnos de nuevo", clamó Biden.
"Tenemos la oportunidad de vencer la desesperanza y construir una nación de prosperidad y con propósito", aseguró Biden durante su discurso de victoria desde Wilmington (Delaware), acompañado de la vicepresidenta electa, Kamala Harris.

Sabe de lo que habla, si Trump perdió la presidencia, no perdió seguidores, por el contrario, al menos 71 millones de estadunidenses se decantaron por él. Por lo que se convierte en el segundo candidato más votado en la historia de EU…tras Biden quien encabeza la lista.

Para ello, el que fuera vicepresidente de Barack Obama entre 2009 y 2017 pidió a los estadunidenses que no sólo tengan fe en el país, sino que también la propaguen, al acordarse de los consejos que le daban sus difuntos abuelos.

"Me acuerdo cuando era niño cómo mi abuelo me decía al salir de nuestra casa en Scranton 'Joey, mantén la fe', y nuestra abuela me decía 'no Joey, propágala'. ¡Propaga la fe!", afirmó.

Biden aprovechó su discurso, que duró unos 15 minutos, para agradecer especialmente a la comunidad afroamericana que votó en masa por él durante las primarias demócratas y también ahora, en las elecciones rumbo a la Casa Blanca.

"En esos momentos en los que esta campaña estaba en su punto más bajo, la comunidad afroamericana salió a defenderme. ¡Siempre me han apoyado y yo también lo haré!", dijo el presidente electo.


Además, Biden se puso como primer objetivo de su gobierno controlar el enorme brote de coronavirus que sufre Estados Unidos, donde 9.8 millones personas han sido contagiadas y 237 mil han muerto.

"Nuestro trabajo comienza poniendo la covid bajo control", afirmó al anunciar que este mismo lunes formará un grupo de trabajo contra la pandemia con expertos y científicos dentro de su equipo de transición que elaborarán la estrategia que pondrá en marcha a partir del 20 de enero, el mismo día de su toma de posesión.
"No escatimaré esfuerzos, ni compromisos, en revertir esta pandemia", prometió.
Joe Biden prometió ser un presidente que no busque dividir, sino unificar. (Reuters)


Suspiros desde Pensilvania

Fue en la mañana del sábado cuando el disputado estado de Pensilvania, que otorga 20 votos electorales, dio al ex vicepresidente los más de 270 votos necesarios para una victoria, lo que llevó a las principales cadenas de televisión a declararlo vencedor tras cuatro días de suspenso y tensión.

Además de Pensilvania, también se da como un hecho que Nevada, con sus seis votos, quede en manos de Biden por lo que suma 290 votos electorales contra 214 de Trump.

Mientras tanto, el conteo en Georgia y Carolina del Norte, los otros estados pendulares que mantuvieron en vilo a no sólo los estadunidenses sino a el mundo entero desde el martes pasado que se celebraron las elecciones, han pasado a segundo término debido a la victoria de Biden e incluso el proceso en esos estados podría ralentizarse aún más.

Líderes políticos enviaron felicitaciones por el triunfo de Biden, incluidas las del ex presidente demócrata Barack Obama, Hillary Clinton y el senador republicano de Estados Unidos, Mitt Romney.

Pataleos de Trump

Pero si todo era euforia y alegría en el equipo de Biden, Trump explotaba e insistía en que él era el ganador en un entorno donde muchos republicanos callaban e incluso se apartaban del aún mandatario.

Trump aseguró en su debilitada ráfaga de tuits que "la elección está lejos de haber finalizado", además criticó que Biden se haya "apresurado" a reclamar la victoria "falsamente".

"GANÉ LAS ELECCIONES", afirmó Trump en un tuit publicado todo en mayúsculas la tarde del sábado, horas después de que quedara claro que no conseguirá un segundo mandato.


"Obviamente no va a conceder" la derrota, dijo su abogado, Rudy Giuliani, en una rueda de prensa este sábado en Filadelfia


Los partidarios del actual presidente reaccionaron con una mezcla de decepción, sospecha y resignación, destacando la difícil tarea que enfrenta Biden para ganarse a los estadunidenses en áreas más rurales que creen que Trump fue el primer presidente que gobernó en pos de sus intereses.

"Nadie parece poder identificar por ahora las bases de las acusaciones de fraude en el proceso de elecciones, ni en el Partido Republicano (...) vamos a pasar unos tiempos difíciles desde ahora hasta que el presidente electo Biden asuma la Presidencia, el 20 de enero", dijo a EFE Pope McCorkle, profesor de la escuela de Política Pública de la Universidad Duke, en Carolina del Norte.

El Partido Republicano parece haberle dado ya la espalda en la vía de recursos legales y hasta "extralegales" que ha emprendido Trump a la desesperada, que representan poner en entredicho el propio sistema electoral y democrático estadunidense.

"Va a pasar algún tiempo hasta que el Partido Republicano admita la derrota, y no creo que el presidente Trump lo haga nunca, pero el partido no parece estar apoyándolo" porque tampoco ven sus denuncias justificadas, aseguró McCorkle.

Un Trump que, sin embargo, se dio tiempo por la mañana para ir a jugar golf y que no se presentó tan virulento como acostumbra; sus tuits ni siquiera rebasaron la decena.​

NOTAS MÁS VISTAS